Ciencia y Tecnología

Protege Nicaragua a la tortuga carey

Está incluida en la lista roja de 40 especies en alto riesgo y está clasificada como “en estado crítico”

Tortuga Carey
Tortuga Carey | Internet

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Autoridades del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (Marena) y de la municipalidad de El Viejo en Chinandega participan junto a la organización Fauna y Flora Internacional (FFI) en un proyecto para la conservación de la tortuga carey, una especie incluida en la lista roja de 40 especies en alto riesgo que se encuentra clasificada como “en estado crítico”.

Mediante ese programa de protección que se desarrolla por cuarto año consecutivo en la reserva natural estero Padre Ramos, los especialistas lograron con una eclosión del 67 por ciento de los nidos, liberar a unos 54 mil tortuguillos en ese período.

El proyecto se inició en 2010 por el interés de la FFI y de la Iniciativa Carey del Pacífico Oriental (ICAPO) de conocer los lugares importantes para la anidación de la tortuga carey, explicó Velkiss Gadea, coordinadora del programa de tortugas marinas de FFI.

Los pobladores de la comunidad que participan en el proyecto, para conservar a las tortugas realizan patrullajes durante el período de anidación -de mayo a septiembre- y tienen un vivero donde las protegen de los depredadores naturales, dijo la especialista.

Las zonas de anidación de la tortuga carey en Nicaragua se hallan en la reserva natural estero Padre Ramos, en la costa del Pacífico y en las reservas biológicas Cayos Miskitos, Cayos Perlas e Indio Maíz, en el Caribe.

Esta especie alcanza su edad reproductiva entre los 30 y 35 años y puede vivir hasta los 100 o 150 años, pero sólo una de cada mil llega a reproducirse, debido a las amenazas del entorno, de ahí la importancia del proyecto para su conservación, dijo Gadea.

Agregó que entre las causas que contribuyen a su descenso poblacional están: la depredación por consumo, para la elaboración de artesanía, la depredación de nidos, así como la incidencia por la pesca artesanal o la pesca de mediana altura, entre otros factores.

Por su parte, Eduardo Altamirano, asistente técnico del proyecto, indicó que las autoridades han logrado involucrar en todas las actividades, a unos 60 comunitarios que viven o trabajan en el área de influencia del programa de conservación de la especie.

también te puede interesar