Ciencia y Tecnología

Disminuye la población marina en aguas centroamericanas

Las personas han desarrollado las artes de captura de peces y la población marina ha decrecido

Peces
| Internet

Redacción Central |

El hombre se ha convertido en el mayor depredador de peces por el alto nivel de desarrollo de las tecnologías para la pesca, disminuyendo la población marina en el planeta, que se aprecia especialmente en la región centroamericana, con niveles de captura que ponen en peligro la reproducción y sostenibilidad, afirmó la oceanógrafa estadounidense Sylvia Earle.

La especialista, que realiza un documental en las aguas marinas de Centroamérica, señaló que las tecnologías, el mayor acceso, la falta de protección de los peces y la ausencia de educación e interés sobre la repoblación marina afectan a los océanos, más en esta zona que han puesto en peligro varias especies, entre ellas las tortugas, tiburones y atunes, así como otras de gran consumo por el hombre.

La oceanógrafa norteamericana señala que esta área abarca aguas internacionales y jurisdiccionales de Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Guatemala y México y fue elegida para la realización del documental debido a su alta productividad, plancton, generación de oxígeno y alimento.

Al respecto señaló que se puede apreciar la disminución de la población marina y si la protegemos por ser un lugar importante para la vida de los peces, se les da la posibilidad de continuar generando alimento para la población humana de esta región, por lo que considera necesario hacer ver a las personas lo importante que son esas áreas para Centroamérica y el mundo, en general.

Earle puntualizó a medios de prensa que el desarrollo tecnológico obtenido en los últimos 50 años, así como el hecho de conocer cada vez más sobre los océanos, ha causado efectos negativos en el medio ambiente, precisando que se ha desaparecido el 90 por ciento de los atunes, de las tortugas y de los tiburones.

La experta, que tiene registradas más de 7 000 inmersiones submarinas y ha dirigido más de 100 expediciones, señaló que las poblaciones de especies marinas han descendido porque los humanos son muy buenos atrapando los peces, hasta convertirse en su principal depredador, olvidando que estos animales necesitan una estabilidad para procrear y mantener un nivel sostenible.

Con el incremento de la población humana en el planeta también se elevó el acceso al mar, nuevas tecnologías, submarinos, naves y otros medios para el monitoreo, incluso búsquedas satelitales, desarrollo que ha incidido, progresivamente, en tener cada vez menos peces en los mares.

Es por ello que se requiere ejecutar acciones protectoras de la población marina, en especial de aquellas especies que están en peligro de extinción y de las que más se consume por los humanos. Es necesario educar a la población y convencerlas que es conveniente cuidar el nivel reproductivo, porque la población marina no es infinita, que se deteriora.

La especialista en estos temas dijo que en estos momentos realiza un documental sobre el “Domo de Centroamérica”, el cual se hace en el Pacífico de Costa Rica desde el pasado 20 de enero, el cual podrá ser un ejemplo para toda América Central. Esta expedición la inició en Playa Grande, con el apoyo del Gobierno y de las organizaciones ambientalistas Mission Blue y Fundación Marviva, para beneficio de toda la región.

Al respecto puntualizó que este documental tiene el objetivo de determinar las condiciones de vida para diversas especies como la tortuga Baula (Dermochelys coriacea) en el Domo Centroamericano, un área marítima altamente productiva y diversa con una extensión aproximada de 1,57 millones de kilómetros cuadrados, que abarca aguas internacionales de los países de la región y México.

Apuntó que en este documental todo comienza con el plancton, porque atrae a pequeños peces que a su vez le siguen las ballenas y los atunes, es por lo que se considera un área con especial concentración de biodiversidad.

también te puede interesar