Ciencia y Tecnología

Implantan tráquea artificial para salvar la vida a un bebé

El niño sufría graves problemas de respiración porque tenía un bronquio defectuoso

Implantan tráquea artificial a un bebé
El más reciente avance de la medicina regenerativa, consistente en crear partes del cuerpo humano en el laboratorio, permitió a un grupo de galenos crear con impresora 3D, una tráquea artificial, para salvar la vida de un bebé de tres meses, que sufría graves problemas de respiración, porque tenía un bronquio defectuoso. | milenio

Redacción Central |

El niño sufría  graves problemas de respiración porque tenía un bronquio defectuoso

El más reciente avance de la medicina regenerativa, consistente en  crear partes del cuerpo humano en el laboratorio, permitió a un grupo de galenos crear con impresora 3D, una tráquea artificial, para salvar la vida de un bebé de tres meses, que sufría  graves problemas de respiración, porque tenía un bronquio defectuoso.

Algunos médicos en Michigan habían estado investigando sobre tráqueas artificiales, pero no habían implantado ninguna a un paciente, hasta que llegó el menor Kaiba Gionfriddo, quien debido a un defecto congénito, su tráquea no dejaba de colapsarse, lo que provocaba que su respiración se detuviera y, frecuentemente, también su corazón.

El grupo de médicos utilizó más de 100 partículas de plástico y una impresora láser de tercera dimensión para crear una tráquea, después con un permiso especial de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, implantaron uno de esos tubos en Kaiba, era la primera vez que el procedimiento se practicaba.

De pronto, un bebé que los médicos habían pronosticado que posiblemente no saldría vivo del hospital, respiraba normalmente. Tenía sólo tres meses cuando fue intervenido el 9 de febrero de 2012.  Ahora tiene casi 19 meses de edad. Desde entonces no ha tenido una sola crisis respiratoria.

Kaiba tenía un problema en un bronquio que no estaba totalmente formado, una de las dos vías aéreas de donde sale la tráquea, como piernas de pantalón hacia los pulmones.     La prótesis le fue injertada alrededor del bronquio defectuoso.

Según Scott Hollister, el ingeniero biomédico que dirigió el trabajo, el plástico está diseñado para degradarse y ser absorbido gradualmente por el organismo en tres años, conforme se genere tejido sano para reemplazarlo.

«Ahora Kaiba es un niño muy sano», dijo el pediatra otorrinolaringólogo Glenn Green, del Hospital Pediátrico C.S. Mott en la Universidad de Michigan, donde se realizó la operación, la cual se describe, en la gaceta de medicina New England Journal of Medicine.

Expertos independientes reconocieron el trabajo y potencial de la impresión en tercera dimensión para crear más partes del cuerpo y resolver necesidades médicas.»Es la ola del futuro», dijo el doctor Robert Weatherly, pediatra de la Universidad de Misuri en Kansas City. «Estoy impresionado por lo que fueron capaces de lograr, en ese caso».

también te puede interesar