Ciencia y Tecnología

Practicar un idioma junto a la lengua materna desde la niñez beneficia al cerebro

El aprendizaje de otro idioma enriquece la memoria y contribuye a retardar algunas enfermedades relacionadas con ese órgano

Redacción Central |

Practicar un idioma junto a la lengua materna desde la niñez beneficia al cerebro
El aprendizaje de otro idioma enriquece la memoria y contribuye a retardar algunas enfermedades relacionadas con ese órgano

El aprendizaje de un idioma y su práctica junto a la lengua materna desde la niñez y aun en el claustro materno, reporta numerosos beneficios al cerebro, pues según los neurólogos, eleva la concentración, enriquece la memoria y contribuye a retardar algunas enfermedades relacionadas con ese órgano.

José Antonio Portellano, neuropsicólogo y profesor de la Universidad Complutense de Madrid, asegura que «cuanto más precoz sea el aprendizaje de la nueva lengua, más eficaz será».

Sobre el tema, la revista Neurology sugiere que, ser bilingüe modifica la estructura del cerebro y afecta positivamente a la memoria, la capacidad de concentración y retrasa la demencia.

Escuchar un segundo idioma desde el nacimiento mejora las conexiones neuronales, la densidad cerebral y retrasa enfermedades como el Alzheimer hasta cuatro o cinco años, refiere la publicación.

Al ser interrogado sobre el momento adecuado para ese aprendizaje, el doctor Portello dijo que cuanto menos edad tiene el niño, más capacidad de aprender en general tendrá y, por lo tanto, menos le costará, asimilar una nueva lengua. Añadió que no basta con ponerle sólo dibujos animados en inglés, tiene que tener el apoyo de la familia.

Investigaciones anteriores plantean que los beneficios pueden comenzar incluso, en el útero de la madre, desde donde los fetos pueden diferenciar los idiomas. El estudio expone que la nueva lengua debe convivir de forma natural con el pequeño, a través de canciones, cuentos, incluso en la comunicación con los padres.

Quienes dominan varios idiomas, utilizan más áreas cerebrales y, acostumbrados a ejercitar su cerebro, realizan distintas tareas a la vez con mayor facilidad, precisó el profesor Portellano.

también te puede interesar