Ciencia y Tecnología

La cirugía es la solución para la epilepsia severa

Hay cerca de 40 tipos distintos de convulsiones

La cirugía es la solución para la epilepsia severa
Implante en el cerebro contra la epilepsia severa. | Internet

Redacción Central |

Hay cerca de 40 tipos distintos de convulsiones

Las crisis de epilepsia son una experiencia especialmente aterradora para los niños que no responden a la medicación para tratar esta enfermedad, lo que hace que su vida sea difícil e impredecible.

Las crisis de epilepsia son causadas por una descarga, producto de un exceso de actividad eléctrica en el cerebro, lo cual provoca una interrupción temporal en la comunicación que tiene lugar entre las células del cerebro, esto hace que se detengan o se confundan los mensajes del cerebro.

Según la Organización Mundial de la Salud, hay aproximadamente 50 millones de epilépticos en el mundo, y al menos el 50 por ciento de los casos tienen su origen en la niñez o en la adolescencia.

Mientras que la mayoría de los niños que padecen esta enfermedad llevan una vida activa, cerca de un tercio no responde a la medicación y continúan sufriendo convulsiones, esto puede tener un impacto severo en la vida familiar.

En la actualidad los médicos del Hospital Great Ormond Street de Londres, pueden identificar qué parte del cerebro causa estas convulsiones, por lo que gracias a una intervención quirúrgica es posible realizar un tratamiento efectivo.

La cadena BBC narra la experiencia de una niña tratada por este equipo médico; Rachel podía estar caminando y de repente quedarse en blanco, su cuerpo comenzaba a contorsionarse y sus brazos y piernas se le quedaban rígidos.

Rachel tenía ocho años cuando los cirujanos le extrajeron un trozo de tejido que presentaba una malformación del lado derecho de su cerebro. Durante varios años, los médicos le prescribieron diferentes drogas para controlar las convulsiones repentinas que la dejaban exhausta física y emocionalmente.

«En el momento más difícil, mi esposa y yo no podíamos alejarnos más de 15 minutos de la escuela, por si Rachel tenía una crisis. Incluso ir de compras se había tornado complicado», recuerda Nick.

Desde que fue sometida a la cirugía, en febrero de 2010, la vida de Rachel ha cambiado totalmente. «Fue como si le hubiesen hecho un trasplante de personalidad», dice Nick que asegura que la niña «ahora tiene energía, sonríe y sus ojos han vuelto a iluminarse».

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Agencias)

también te puede interesar