Ciencia y Tecnología

El tiburón escuálido y su compuesto milagroso

Se trata de la escualamina, la que podría usarse para combatir algunos virus humanos

tiburón escuálido
La escualamina, un compuesto que se encuentra en el tiburón escuálido, tiene el potencial de convertirse en una herramienta segura y poderosa para combatir virus humanos, afirman científicos. | AFP

Redacción Central |

Se trata de la escualamina, la que podría usarse para combatir algunos virus humanos

La escualamina, un compuesto que se encuentra en el tiburón escuálido, tiene el potencial de convertirse en una herramienta segura y poderosa para combatir virus humanos, afirman científicos.

La sustancia, aseguran los expertos del Centro Médico de la Universidad de Georgetown, Estados Unidos, sería útil en una nueva clase de fármacos para combatir una variedad de infecciones, desde el dengue y la fiebre amarilla hasta las hepatitis B, C y D.

Actualmente, una versión sintética de la escualamina está siendo sometida a ensayos clínicos en humanos para el tratamientos de cáncer y varias enfermedades de los ojos.

Los investigadores, que publican su estudio en Proceedings of the National Academy of Sciencias (PNAS), notaron que esta especie de tiburón tiene una poderosa inmunidad natural a las infecciones virales.

Se sabía ya que el escuálildo utiliza la escualamina para combatir a bacterias, pero nuevas pruebas llevadas a cabo en el laboratorio revelaron que la sustancia también tiene potencial como antiviral, para combatir una amplia variedad de virus humanos y animales.

La escualamina sintética está siendo probada en pacientes para evitar el crecimiento de vasos sanguíneos en tumores cancerosos y hasta ahora no ha mostrado efectos secundarios.

En sus pruebas de laboratorio, los científicos descubrieron que el compuesto interrumpe las interacciones en las membranas necesarias para la replicación viral; en cultivos de tejidos se encontró que era capaz de inhibir la infección que causa el virus de dengue en las células de los vasos sanguíneos y el virus de hepatitis B y D en las células hepáticas.

Los estudios con animales revelaron que la escualamina controlaba las infecciones de fiebre amarilla, del virus de la encefalitis equina del Este y del citomegalovirus murino.

En algunos casos, informan los investigadores, los animales pudieron curarse.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Agencias)

también te puede interesar