Ciencia y Tecnología

A lomos de un cocodrilo

Científicos de Brasil y Canadá defienden que alguna vez estos temidos depredadores galoparon

Pissarrachampsa será
El análisis de un singular fósil llamado pissarrachampsa será, revela que hace 70 millones de años existía unauna especie de cocodrilo con un cráneo elevado y provisto de colmillos, que recuerda estructuralmente al de un perro. | Internet

Redacción Central |

Científicos de Brasil y Canadá defienden que alguna vez estos temidos depredadores galoparon

Aunque la cabeza de los cocodrilos actuales tiene una forma bastante aplanada y no está ubicada en una posición más alta con respecto al resto del cuerpo, el análisis de un singular fósil revela que hace 70 millones de años existía una especie de cocodrilo con un cráneo elevado y provisto de colmillos, que recuerda estructuralmente al de un perro. Esta bestia arcaica, además poseía extremidades que le permitían galopar, en vez de sólo gatear como hacen los cocodrilos actuales.

El fósil de esta especie, llamada «pissarrachampsa será», fue descubierto por un trabajador municipal entre sedimentos con 70 millones de años de antigüedad que datan del Cretácico, ubicados en un pequeño pueblo en Minas Gerais, Brasil.

El análisis ha sido efectuado por el equipo de Hans Larsson y Felipe Montefeltro de la Universidad McGill, en Canadá, y Max Langer de la Universidad de Sao Paulo, en Brasil.

Los resultados aportan nuevos y esclarecedores datos sobre la anatomía de la cabeza de este raro grupo de cocodrilos extintos llamado «baurusuchia».

Su ecología probablemente no era muy distinta de la de los cánidos salvajes de la actualidad.

Teniendo en cuenta el número y tamaño de los dientes de la bestia fosilizada, los investigadores creen que estos cocodrilos carnívoros eran capaces de devorar animales de hasta cuatro o seis metros de longitud.

Los cocodrilos «baurusuchia» utilizaban su capacidad visual relativamente estereoscópica para vigilar los movimientos de sus presas, y las perseguían al galope mediante sus largas extremidades, en vez de gateando como los cocodrilos de la actualidad.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Agencias)

también te puede interesar