Ciencia y Tecnología

Cuba protege al cocodrilo americano

En el país caribeño se desarrolla la cría en cautiverio de esta especie en peligro de extinción, endémica de nuestro continente

cocodrilo americano
Científicos cubanos protegen hoy al cocodrilo americano mediante la cría en cautiverio de la especie, catalogada como vulnerable. | flickr

Redacción Central |

En el país caribeño se desarrolla la cría en cautiverio de esta especie en peligro de extinción, endémica de nuestro continente

Científicos cubanos protegen hoy al cocodrilo americano mediante la cría en cautiverio de la especie, catalogada como vulnerable.

La labor iniciada por especialistas locales en 1986, ha permitido conservar esa variedad, oriunda del continente americano, que se reproduce en ocho criaderos de la Isla.

Por ejemplo, en el área protegida de Sabanalamar, municipio de Guane, provincia de Pinar del Rio, en el extremo occidental, casi mil ejemplares integran familias de hasta tres generaciones.

En la estación se obtuvieron este año los mayores niveles de nidificación, informó a la agencia Prensa Latina Carlos Rosa, experto de la Empresa Provincial de Flora y Fauna.

Las mejoras en la alimentación del reptil, que puede alcanzar hasta seis metros de longitud, junto a otras medidas como la separación por tamaño y sexo, posibilitaron un considerable aumento en el número de nidadas y huevos fértiles, explicó.

Rosa comentó que paralelamente a esta misión conservacionista, en la occidental provincia resguardan a las poblaciones naturales de la especie (Crocodylus acutus) halladas en la península de Guanahacabibes (Reserva de la Biosfera) y en zonas de la costa sur.

En esos sitios, precisó, se intensifican las acciones para evitar la captura furtiva del animal, amenazado a nivel mundial por la persecución de cazadores y el deterioro de sus moradas.

En la isla existen ocho criaderos dedicados a la reproducción del cocodrilo americano y cubano, muy codiciados por la calidad de su piel y carne.

Sabanalamar, en el noroeste del archipiélago, abriga, además, a un bosque sobre arenas blancas, único de su tipo en Cuba y a una abundante vegetación terrestre y acuática, necesarios en el hábitat de estos reptiles.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Agencias)

también te puede interesar