Ciencia y Tecnología

Descubren el ser vivo más viejo del planeta

Investigadores escoceses han descubierto una pequeña gamba que habita en una reserva natural de Caerlaverock, en el sur de Escocia

Ser vivo más viejo del planeta
El ser vivo más viejo del planeta, con más de 200 millones de años de existencia, es una pequeña gamba que habita en una reserva natural de Caerlaverock, en el sur de Escocia, según un estudio realizado por científicos de la Universidad de Glasgow. | Internet

Redacción Central |

Investigadores escoceses han descubierto una pequeña gamba que habita en una reserva natural de Caerlaverock, en el sur de Escocia

El ser vivo más viejo del planeta, con más de 200 millones de años de existencia, es una pequeña gamba que habita en una reserva natural de Caerlaverock, en el sur de Escocia, según un estudio realizado por científicos de la Universidad de Glasgow.

Este animal, que no supera los 10 centímetros de longitud y cuyo nombre científico es Triops cancriformis, ha sobrevivido tres grandes extinciones de especies desde la era Jurásica y tiene un ciclo de vida especial. Además, se ha mantenido invariable en su forma desde la época en la que los dinosaurios dominaban la Tierra, según lo confirman las evidencias fósiles encontradas en dos colonias de esta gamba descubiertas  por los investigadores escoceses.

Vive en piscinas temporales de agua dulce en las que depositan sus huevos y mueren cuando la reserva de agua se evapora. Los huevos permanecen aletargados hasta que los depósitos vuelven a llenarse, repitiendo el ciclo de manera constante en condiciones normales.

Esta extraña especie superviviente del pasado fue encontrada por los investigadores dos semanas después de que estos recogieran unas muestras de barro, las secaran y rehidrataran en tanques de cristal en un laboratorio para su posterior observación científica.

Hasta ahora y a raíz de una investigación del Fondo de Vida Salvaje y Marismas (WWT) del Reino Unido realizada en el año 2004, se pensaba que esta especie sólo existía en un estanque de Hampshire, a 570 kilómetros de distancia, en el sur de Inglaterra.

Ahora que sabemos que esta curiosa criatura sobrevive en otros lugares,  declaró el profesor Larry Griffin, autor de la investigación, el objetivo científico debe ser otras colonias para garantizar la supervivencia de esta especie tan especial.

Tras el descubrimiento, la Universidad de Glasgow, el WWT y el Patrimonio Natural Escocés han lanzado un nuevo proyecto para buscar nuevas colonias de este antiguo habitante del planeta.

también te puede interesar