Ciencia y Tecnología

La sangre donada pierde rápidamente algunas de sus propiedades

El óxido nítrico parece averiarse casi inmediatamente después de que los glóbulos rojos abandonan el organismo

Redacción Central |

El óxido nítrico parece averiarse casi inmediatamente después de que los glóbulos rojos abandonan el organismo

La sangre donada pierde rápidamente algunas de sus propiedades más importantes dado que un gas central se disipa, informaron investigadores de Estados Unidos, en un hallazgo que explica por qué ciertos pacientes obtienen malos resultados luego de recibir transfusiones.

Expertos del Centro Médico de la Duke University, en Carolina del Norte, hallaron que el óxido nítrico de los glóbulos rojos es la clave para transferir oxígeno a los tejidos.

Este gas parece averiarse casi inmediatamente después de que los glóbulos rojos abandonan el organismo, por lo que la mayor parte de la sangre almacenada en bancos es deficiente, dijo el doctor Jonathan Stamler, investigador cuyo trabajo fue publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

«Si (la sangre) no tiene óxido nítrico, no puede llevar oxígeno a los tejidos», indicó el autor en una entrevista telefónica.

Pero si se restaura ese gas, la sangre almacenada en bancos volvería a adquirir la capacidad perdida, señaló Stamler.

«La comunidad médica ha tenido serias dificultades en los últimos cinco a ocho años con este tema de que la sangre (donada) no sería tan buena como se esperaba», dijo Stamler.

El autor indicó que estudio tras estudio se ha demostrado que los pacientes que reciben transfusiones de sangre tienen más problemas, como ataques al corazón, insuficiencia cardíaca, accidente cerebrovascular e incluso muerte.

«Este no es un tema nuevo. Es una lucha de larga data», añadió Stamler.

Si bien los investigadores sabían que la sangre almacenada en bancos no es igual a la que circula en el cuerpo, la diferencia exacta aún no era clara.

«Creo que tenemos una buena explicación y una solución», señaló Stamler.

El equipo de la Duke University midió los niveles de óxido nítrico en sangre almacenada obtenida de un proveedor comercial y halló que la cantidad del gas comenzaba a reducirse velozmente.

Los investigadores probaron también la teoría en perros.

Cuando se les realizó la transfusión, el flujo de sangre rica en oxígeno se veía perjudicado. No obstante, cuando los expertos agregaron óxido nítrico nuevamente a la sangre almacenada, se restauró la buena circulación en los animales.

El equipo señaló que los investigadores deberían comenzar a estudiar formas de agregar de manera segura óxido nítrico a la sangre almacenada en bancos, para ver cómo esto podría mejorar su efectividad.

también te puede interesar