Salud

¿Aguantar flatulencias es saludable?

El gas que genera tu cuerpo se rige por las mismas leyes de la termodinámica, es decir, como toda materia y energía, ni se crea ni se destruye, se modifica o, simplemente, cambia de lugar

flatu-1
Flatulencias |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

¿Quién en algún momento de su vida no se ha visto obligado a aguantar un gas? Tener que hacerlo es algo que le puede pasar a todo el mundo en cualquier situación.

Esa sensación de que algo va creciendo en tus intestinos, una presión que se acumula poco a poco, incluso con algo de dolor incluido, mientras intenta mantener la calma y tenerlo todo bajo control.

Afortunadamente, eso es lo que ocurre en la mayoría de las ocasiones; todo vuelve a la normalidad y crees haber controlado todo, pero; ¿a dónde va todo ese gas que se ha ido acumulando? ¿Por qué de repente desapareció?

El gas que comprende tus pedos se rige por las mismas leyes de la termodinámica, es decir, como toda materia y energía, ni se crea ni se destruye, se modifica o, simplemente, cambia de lugar. Es por ello, que no es recomendable aguantarlos.

De mantener esa presión mucho tiempo, podría llegar a padecer una distensión abdominal incómoda y muy dolorosa y terminar en algo grave llamado diverticulitis. Esto ocurre cuando se van formando pequeñas burbujas a lo largo de la pared intestinal y acaban inflamándola.

Aunque las causas verdaderas de la diverticulitis aún no están del todo claras, se sabe que esa inflamación es una de ellas.

Ese gas no solo puede acumularse en el intestino, sino que puede llegar a reabsorberse en el torrente sanguíneo hasta que pueda ser expulsado.

Solo entre el 30 y 60 por ciento de las personas son capaces de producir metano y normalmente es un efecto secundario derivado de la digestión. Lo verdaderamente preocupante es que aquellos individuos que producen metano y lo liberan a través de sus flatulencias, tienen mucho riesgo de exhalarlo bien por la boca o por la nariz.

Así que si no todo el mundo producirlo, éste no puede ser el causante del mal olor que desprenden los pedos.

En realidad, los causantes de ese nauseabundo olor son otro tipo de gases como el azufre o el sulfuro de hidrógeno. Es su microbioma el verdadero responsable del contenido y este está, en gran medida, determinado por su dieta.

En un estudio que se realizó sobre el tema, se descubrió que tanto los hombres como las mujeres eran capaces de producir una media de aproximadamente 700 mililitros de gas por día, equivalente a tres tazas.

Concluyendo, el cuerpo va acumulando gases al cabo del día y que eso no es nada beneficioso para nuestro organismo. Tampoco se trata de que vayamos tirándonos pedos por todas partes por constituir una enorme falta de educación.

La palabra pedo viene del latín peditum, participio pasivo del verbo pedere (expeler viento del ano), la cual también nos dio la palabra petardo. En México y otros países, se usa la expresión “andar bien pedo”, para referirse a los borrachos. Esta semántica la toma por el mal tufo del ebrio.

Mel/bga

también te puede interesar