Salud

La electrónica y la miopía

Los medios electrónicos obligan a los seres humanos a tener la mirada puesta sobre una pantalla

miopia-por-tecnologia
Miopía por tecnología |

Oliverio Celaya |

La miopía constituye una enfermedad de la vista que mucho tiene que ver con las pantallas y los medios electrónicos que se usan con frecuencia en la actualidad, de ahí el interés que despliega este tema.

De acuerdo con las clínicas mexicanas de Salud Digna, más del 59 por ciento de la población tiene errores de refracción no corregidos, siendo la miopía (dificultad para ver de lejos) el más común de todos y afecta principalmente a la población entre los 10 y los 29 años de edad.

Refirió que algunos estudios advierten que el uso creciente de computadoras, teléfonos móviles y tabletas electrónicas desde la infancia, ocasiona que un mayor número de personas tengan problemas visuales que pueden ir desde lesiones leves hasta ulceraciones en la córnea.

El astigmatismo (dificultad para enfocar con claridad) es otro de ellos y se presenta en 19,7 por ciento de la población, a partir de los seis años de edad.

Esta organización destacó que 63 por ciento de los problemas visuales de los niños de 0 a 15 años en el mundo, se podrían corregir simplemente con unos lentes graduados.

Para el director general de Salud Digna, Juan Carlos Ordóñez, una revisión ocular anual previa al inicio del ciclo escolar, en el caso de los niños, podría marcar la diferencia en su rendimiento.

“Sobre todo, si se manifiestan síntomas como el acercarse a los objetos, cruzar o entrecerrar los ojos, dolor de cabeza, enrojecimiento de ojos y perderse o saltarse líneas durante la lectura”, indicó.

Agregó que en estas clínicas se cuenta con un área oftalmológica para la detección oportuna de problemas visuales y la corrección de los mismos como prioridades en la atención médica.

Pero abundemos un poco más en el asunto. La miopía (del griego µ, “contraer (los ojos)”, y, “ojo”) es un defecto de refracción del ojo en el cual los rayos de luz paralelos convergen en un punto focal situado delante de la retina, en lugar de converger en la misma retina; es el defecto inverso a la hipermetropía, en la que los rayos de luz llegan a la retina antes de converger.

Puede definirse también como un exceso de potencia de refracción de los medios transparentes del ojo con respecto a su longitud, por lo que los rayos luminosos procedentes de objetos situados a cierta distancia del ojo convergen hacia un punto anterior a la retina.

Una persona con miopía tiene dificultades para enfocar bien los objetos lejanos, lo que provoca déficit de agudeza visual y puede conducir también a dolores de cabeza, estrabismo, incomodidad visual e irritación del ojo.

La miopía es un defecto de refracción o ametropía. Es frecuente pero no es el problema visual más común en el mundo, pues este lugar lo ocupa otra ametropía, la hipermetropía. Esto ocurre aún en países con alta incidencia de miopía, como los Estados Unidos, donde aproximadamente el 25 por ciento de la población tiene miopía.

La miopía se corrige con lentes divergentes, ya sean gafas o lentes de contacto. En algunos casos puede utilizarse la cirugía. Esta puede disminuir o aumentar según la edad y el nivel de estrés de la persona.

Los hábitos de trabajo en cerca o factores ambientales tienen cada vez un papel más importante en la subida de la miopía.

En nuestra sociedad tecnológica es cada vez mayor el número de niños, adolescentes y adultos que incrementan el tiempo de trabajo en cerca ante teléfonos móviles, pantallas de TV, tablets y otros instrumentos, así como el adoptar posturas indebidas cuando se realiza dicho trabajo.
mem/rfc

también te puede interesar