Salud

Cuidado con los golpes de calor

Ante la insistencia de las personas en actividades a cielo abierto, es necesario tener en cuenta las altas temperaturas

golpes-calor
|

Oliverio Celaya |

Los golpes de calor son un peligro. Esta afirmación algunas personas no las tienen del todo en cuenta, pero es necesario conocer los síntomas, sobre todo para quienes se ejercitan al aire libre en meses de verano.

La alerta es muy oportuna. El golpe de calor es un problema que pone en peligro la vida si sufres de enfermedades como presión arterial alta, enfermedad de la tiroides o diabetes.

También significa que eres más susceptible a un golpe de calor, así como a otros problemas, como trastornos de la alimentación. Tomar medicamentos con estimulantes también puede ponerte en riesgo de sufrir un golpe de calor.

Como tal, las temperaturas abrasadoras del verano no garantizan que tengas un golpe de calor, sin embargo, cuanto más se acerca la temperatura exterior a la corporal, mayor es el riesgo.

En esa época del año, es mejor ejercitarse con el aire acondicionado encendido, particularmente cuando los niveles de calor se elevan a los 40 grados. Sin embargo, siempre es útil saber cómo prevenir una emergencia como esta, ya que, por lo general, no se tiene un golpe de calor inesperado en cuestión de minutos.

Pero tengamos en cuenta algunos elementos indispensables sobre el particular, como es el caso de la temperatura corporal se eleva.

Puedes estar familiarizado con el agotamiento por calor, que es preocupante, pero es menos extremo en comparación con el golpe de calor.

Mientras que la temperatura del cuerpo por lo general alcanza un máximo de 38 grados, ¡alguien que sufra un golpe de calor probablemente tendrá la temperatura de su cuerpo en 40 grados centígrados o más!

A medida que aumente la temperatura, la piel se enrojecerá y el corazón podría comenzar a acelerarse mientras intenta enfriar el cuerpo.

Otro elemento es que una vez que la temperatura del cuerpo aumenta a 40 grados o más, los órganos pueden comenzar a fallar. Los riñones, el hígado, el corazón y el cerebro pueden verse afectados. Si los riñones comienzan a fallar, se puede detectar orina roja.

Las náuseas es el otro elemento a tener en cuenta. Uno de los síntomas más comunes de agotamiento por calor es sentirse mareado, acompañado de otros signos como fatiga y vómitos. Si se reconoce este síntoma, ponte a cubierto en un lugar fresco y repón los líquidos y electrolitos perdidos tomando una bebida deportiva.

Le sigue el tener confusión. Otro indicador de un golpe de calor son los cambios en el estado mental, como la confusión y el delirio.

Estos cambios también indican que has pasado del agotamiento por calor a un golpe de calor. El 70 por ciento de las personas que llegan a esta etapa pueden morir por ello.

En este punto, no podrás conversar o pensar con claridad suficiente para alejarte del calor y obtener la ayuda que necesitas. Si alguna vez te sientes un poco aturdido, ponte a cubierto tan pronto como sea posible.

Estas son recomendaciones de casi todos los médicos y se repiten en Internet, pero la interesante Web Todo-Mail, que mucho ilustra respecto temas de salud y calidad de vida, tiene en cuenta el incremento de la actividad física, necesaria, y la ilustración sobre conocer el cuerpo a la hora de practicar deportes, como carreras y caminatas.
mem/rfc

también te puede interesar