Salud

Un biomarcador que promueve esperanzas

Más esperanzas de los médicos de una detección temprana de los problemas cardíacos

biomarcador
|

Oliverio Celaya |

Un biomarcador constituye un elemento significativo para la modernidad en materia de medicina y que fundamenta la esperanza de los médicos de tener una detección lo más temprana posible de los problemas del corazón.

De ahí que investigadores de la Universidad de Oxford, Reino Unido, desarrollaran una tecnología capaz de detectar a través de una tomografía computarizada, la propensión a ataques cardíacos.

El biomarcador llamado Fat Attenuation Index (FAI) presentado en el congreso de la Sociedad Europea de Cardiología en Múnich y publicado en la revista The Lancet analiza imágenes de la grasa que rodea las arterias.

Para el desarrollo del dispositivo, los científicos realizaron un estudio apoyado por la Fundación Británica del Corazón y el NIHR Oxford Biomedical Research Center, donde participaron tres mil 900 pacientes de Europa y Estados Unidos.

Los sujetos de estudio fueron seguidos durante 10 años luego de haberles realizado un angiograma coronario (radiografía de los vasos sanguíneos del corazón) por tomografía computarizada.

De acuerdo con la Universidad de Oxford, se descubrió que la tecnología FAI predecía ataques cardíacos fatales años antes de que ocurrieran, con una precisión superior en comparación con otros métodos.

Las personas con FAI anormal tenían hasta nueve veces más riesgo de tener un ataque cardíaco fatal en los siguientes cinco años; estos pacientes serían los candidatos para la terapia médica agresiva y de esta manera, evitar que esto sucediera.

La nueva tecnología puede ser transformadora para la prevención primaria y secundaria, dijo el líder de la investigación, Charalambos Antoniades, de la División de Medicina Cardiovascular de la Universidad de Oxford.

Este científico señaló que por primera vez tienen un conjunto de biomarcadores, derivados de una prueba de rutina que ya se usa en la práctica clínica diaria, que mide lo que llamamos el riesgo cardiovascular residual, que se pasa por alto en todas las puntuaciones de riesgo y las pruebas no invasivas.

Por su parte, Metin Avkiran, director médico asociado de la Fundación Británica del Corazón, que financió la investigación, afirmó que al utilizar este escaneo no invasivo, podrían evitar un ataque al corazón al acecho que podría ocurrir en el futuro.

Pero también potencialmente les da una ventana en tiempo real para rastrear el efecto de los medicamentos en las arterias inflamadas, ayudándonos a identificar nuevas terapias que salven vidas’, puntualizó.

El tema del corazón es sumamente importante para los galenos, teniendo en cuenta la cantidad de muertes anuales en todo el mundo debido a problemas relacionados con este órgano humano.
mem/rfc

también te puede interesar