Salud

Si como pan y tenía moho…

Seguro a más de uno nos ha pasado

Pan
Pan enmohecido |

B. García |

¿Te ha sucedido alguna vez que le das una mordida a tu sándwich y luego descubres un pequeño parche verde con textura peluda? Seguro a más de uno nos ha pasado.

El moho es un hongo que podemos encontrar tanto al aire libre como en lugares cálidos, húmedos y que tienen baja luminosidad; se propaga rápidamente mediante esporas capaces de sobrevivir en variadas condiciones ambientales por lo que es posible que te hayas topado con este desagradable organismo en más de una ocasión.

¿Qué pasa si comí un pedazo de pan y tenía moho? Pues la verdad es que, en el caso del pan, si tu sistema inmunológico funciona como es debido no te pasará prácticamente nada. El peligro real con este moho existe si somos alérgicos a él o no. Aunque es algo bastante raro, en caso de ser alérgicos podríamos sufrir trastornos digestivos y respiratorios de distinta gravedad, de hecho, se han registrado casos de personas que han fallecido por comer pan enmohecido.

Sin embargo, todos ellos eran alérgicos o tenían el sistema inmunitario debilitado por alguna condición previa. No obstante, si se trata de moho en otros alimentos como frutas, verduras o carnes, podríamos sufrir infecciones pulmonares, asma, fatiga, debilidad, dolor de cabeza agudo, dolor en las articulaciones, entumecimiento del cuerpo, ojos rojos y visión borrosa, sensibilidad a la luz, sudoración y cambios de humor.

¿Es seguro cortar la parte afectada y comer el resto? Cuando puedes notar las esporas verdosas en un alimento, significa que el hongo está esparcido en su interior, ya que sus raíces microscópicas son capaces de penetrar a gran profundidad.

Es decir, ese parche verde con textura peluda que ves sobre tu delicioso sándwich es solo una pequeña muestra de lo que hay en su interior, por ello, eliminar esa parte de tu pan no te salvará de comer un bocado lleno de hongos que, aunque puedan ser inofensivos, algunos podrían causar reacciones alérgicas o problemas respiratorios.

Cuando de otros alimentos se trata, lo más recomendable también es deshacerse de los que están contaminados. De hecho, si notas algún síntoma de contaminación en algunos de estos alimentos debes deshacerte de ellos sin mirar atrás: embutidos y carnes ahumadas como tocineta o salchichas, carne cocinada, guisos, granos y legumbres, pasta, quesos blandos, yogur, cremas agrias o quesos para untar, mermeladas y jaleas, frutas y verduras blandos, panes, frutos secos y mantecas de frutos secos.

Mel/Bga

también te puede interesar