Salud

¿Conoce la amaxofobia?

Las fobias son esos miedos irracionales que tienen difícil explicación y, en muchos casos, aún más difícil curación

foto
|

B. García |

¿Qué es la amaxofobia? El término amaxofobia proviene del griego amaxos (carro) y fobos (miedo) y designa el miedo a conducir que sufren algunas personas. No debe confundirse con el miedo característico de los nuevos conductores, que pronto desaparece con el tiempo y la experiencia.

La amaxofobia puede manifestarse en cualquier momento con síntomas que van desde la ansiedad, agitación o sudoración ante la perspectiva de conducir un vehículo hasta ataques de pánico en toda regla. La causa de la amaxofobia, como de todas las fobias específicas, surge de una combinación de hechos externos (es decir, hechos traumáticos) y predisposiciones internas (herencia o genética).

Muchas fobias específicas se pueden remontar a un evento desencadenante específico, generalmente una experiencia traumática: haber estado involucrado en un accidente o saber que sus seres queridos han estado involucrados en algún tipo de accidente de tráfico puede causar que la persona tenga recuerdos dolorosos asociados con la conducción.

Síntomas de la amaxofobia

Hay personas que aunque tengan el permiso de conducir desde hace muchos años no se ven capaces de ponerse al volante del automóvil bajo ninguna circunstancia. Otras personas sufren ansiedad al conducir bajo ciertas condiciones, tales como tráfico muy cargado, mal tiempo, carreteras en mal estado, conducción en autopista, etc. Este miedo a conducir puede ser causado por sentirse responsable de los otros pasajeros, especialmente si se viaja con niños.

Los síntomas de la amaxofobia suelen incluir ansiedad extrema, temor y cualquier cosa relacionada con el pánico, como dificultad para respirar, respiración acelerada, ritmo cardíaco irregular, sudoración excesiva, náuseas, incapacidad para articular palabras, boca seca y temblores.

El conjunto de todas estas emociones negativas hace que el individuo que sufre esta ansiedad al conducir se vea incapaz de ponerse a los mandos de un vehículo.

¿Cómo perder el miedo a conducir?

Aunque para la cura de todas las fobias o enfermedades nerviosas se pueden recetar medicamentos lo mejor para perder el miedo a conducir son los tratamientos psicológicos, es decir acudir al psicólogo, psiquiatra o hipnoterapeuta. Estos profesionales pueden tratar de ayudar a la persona a lidiar con su fobia y entender qué está causando el problema para que se pueda resolver.

Entre los tratamientos que realizan estos profesionales, uno de los más populares es la hipnoterapia, un tipo de terapia mediante la cual una persona, con la ayuda de un especialista capacitado, tiene su mente subconsciente abierta a la sugerencia con el propósito de cambiar uno o más patrones de comportamiento.

Cuando se habla directamente al subconsciente, es posible encontrar el problema que desencadena la fobia e introducir nuevas ideas y sugerencias positivas. Estas sugerencias positivas se pueden usar para ayudar al paciente a realizar los cambios que desee, como poder conducir sin miedo. A algunas personas no les gusta que se juegue con su mente, sin embargo, la hipnoterapia se considera absolutamente segura y con resultados a corto plazo.

Otro tratamiento es la Programación Neurolingüística (PNL), que consiste en el estudio y la práctica de cómo creamos nuestra realidad. La premisa básica de la PNL es que las palabras que usamos reflejan una percepción interna, subconsciente de nuestros problemas. Si estas palabras y percepciones son inexactas crearán un problema subyacente siempre y cuando continuemos usando y pensando en ellas. Nuestras actitudes son, en cierto sentido, una profecía autocumplida.

En esta terapia, el profesional analizará cada palabra y frase que el enfermo use al describir sus síntomas o preocupaciones en el momento de conducir. Después de determinar los problemas en su percepción, el terapeuta le ayudará a comprender la causa raíz y a remodelar sus pensamientos y asociaciones mentales para arreglar su ansiedad al conducir.

En el caso de la psicología energética, se trata de una terapia que utiliza diversas técnicas, como la acupresión, el yoga, el tai chi y la medicina energética, que enseñan a las personas pasos simples para realizar cambios en sus vidas. Las técnicas estimulan los puntos de energía en la superficie de la piel que, cuando se combinan con procedimientos psicológicos específicos, pueden cambiar la electroquímica del cerebro.

Consejos para combatir la amaxofobia

Si bien, como hemos dicho, es recomendable acudir al especialista para intentar perder nuestro miedo a conducir, a continuación se enumeran algunos consejos útiles que sirven tanto para tratar la ansiedad a conducir como otras fobias que podamos padecer:

• Para combatir el miedo, debe adoptar un enfoque positivo y estar mentalmente listo todo el tiempo. Se puede conseguir usando técnicas de relajación y yoga.

• Una forma de controlar una fobia es ignorarla, lo cual es más fácil de decir que de hacer. Sin embargo, si piensa o habla de ello, creará más miedo y ansiedad, lo que podría empeorar la fobia.

• Intente investigar más sobre su fobia, en este caso sobre la amaxofobia. Dicen que el conocimiento es poder y que esto podría ayudarle a largo plazo.

• Acuda a algún seminario sobre el miedo a conducir. Le ayudará a aprender sobre sí mismo y su fobia. Puede ser una experiencia gratificante.

• Asista a grupos de discusión que le permitan hablar sobre sus miedos. Los grupos le permiten desarrollar vínculos con otras personas con fobias parecidas a las suyas y hacerle saber que no está solo.

Mel/Bga

 

también te puede interesar