Salud

Más allá de una adicción

La ninfomanía es un desorden mental provocado por un comportamiento sexual compulsivo e incontrolable

foto
La ninfomanía es un desorden mental |

B. García |

Pensamientos involuntarios, acciones guiadas por el cuerpo, no por la consciencia y una realidad alejada del placer, son algunos de los padecimientos de aquellos que viven con una adicción incontrolable al sexo.

¿Qué es la ninfomanía?

Etimológicamente la palabra ninfomanía proviene del término griego “Ninfa” -que se refiere a las hijas de Zeus que personifican la vitalidad, la fecundidad y la hermosura- y “manía” que es un comportamiento obsesivo provocado por una idea fija.

La ninfomanía es un desorden mental provocado por un comportamiento sexual compulsivo e incontrolable, que causa que el afectado realice actividades sexuales de forma repetitiva y obsesiva.

Tal como para el alcohólico, el alcohol representa una salida, el sexo para los que sufren de ninfomanía representa un escape de la realidad. La ninfomanía aún no es considerada una enfermedad, pero sus consecuencias sí son graves –el comportamiento sexual obsesivo-.

¿Un trastorno solo de mujeres?

En un inicio, la palabra “ninfomanía” solo se utilizaba para las mujeres cuyo apetito sexual fuera desenfrenado e incontrolable, para los hombres se utilizaba el término “satiriasis”, pero con el tiempo surgió la palabra “hipersexualidad”, que reúne las características de ambos casos y unifica el problema sin la separación de género, pero aún la más utilizada es ninfomanía.

¿Cuál es la causa de la “hipersexualidad”?

Una persona puede padecer de hipersexualidad por numerosas razones, generalmente ligadas a su salud mental. Algunos trastornos como la bipolaridad, la esquizofrenia y la depresión, pueden generar cuadros de hipersexualidad, así como el consumo de fármacos ansiolíticos.

¿Cómo descubrir si alguien sufre de hipersexualidad?

La persona que vive con esta condición está pensando constantemente en mantener relaciones sexuales sin ningún tipo de control sobre sí mismo. Estas son algunas de las características:

Masturbación excesiva, pensamientos sexuales incontrolables (al punto que interfieren con las actividades de la vida cotidiana), el uso constante de la estimulación visual (visitas a páginas web pornográficas, revistas con contenido adulto), incapacidad de sentir afecto durante el sexo, la incapacidad de parar aún sabiendo las consecuencias (sexo sin protección, promiscuidad), entre otras.

Disfrutar el sexo no significa sufrir de hipersexualidad

Uno de los tabúes más grandes de la hipersexualidad es que la padece todo aquel que disfruta de la actividad sexual frecuente, pero no es así. La hipersexualidad se caracteriza por un comportamiento obsesivo y enfermizo que impide a la persona tener una vida “normal”.

La ninfomanía en el cine Lars Von Tiers, un famoso director y guionista de cine danés, llevó a la pantalla grande dos películas que ejemplifican lo que significa vivir padeciendo de hipersexualidad, las películas se llaman “Ninfomanía” y cuentan la historia de una mujer que padece las consecuencias de ser adicta al sexo.

Pero Lars no fue el único, Christian Molina, un reconocido director de cine español, dirigió una película titulada “Diario de una Ninfómana”, basada en la novela autobiográfica real de Valerie Tasso, una sexóloga y escritora francesa que contó su historia y cómo sufrió con su enfermedad.

Mel/Bga

también te puede interesar