Salud

Los Celos

La idea irracional de que “todos (o todas) son iguales”, infieles y mentirosos por naturaleza, es uno de los motivos más escuchados

celos
|

B. García |

En nuestra sociedad lamentablemente los celos están muy vigentes, es común la opinión de que “es normal” ser celoso o considerarlos como una muestra de amor.

Sin embargo psicológicamente los celos tienen muy poco que ver con el sentimiento de amor. Los celos son en sí mismos un tipo de desconfianza hacia el otro y la desconfianza nos separa de quien amamos.

Los motivos que nos llevan a ser celosos pueden ser muy diversos:

-La idea irracional de que “todos (o todas) son iguales”, infieles y mentirosos por naturaleza.

-No haber superado una traición a nuestra confianza y convertirnos en desconfiados con todo el mundo. Estamos heridos y sospechamos que todos nos pueden hacer daño.

-Sentirnos inferiores, pensar que no somos “dignos” de ser amados: por lo que esperamos que en cualquier momento dejen de querernos  o encuentren y se enamoren de otra persona “mejor” que nosotros.

-Problemas de inseguridad que nos llevan a un miedo exagerado a perder al ser amado: Nos vuelve híper-alertas ante situaciones o personas que consideramos una “amenaza”.

Quizá le pueda interesar: Celos y celotipia

-Considerar que la otra persona “nos pertenece” y está obligada a dedicarnos atención exclusiva.

-Creer erróneamente que el sentimiento de posesión y los celos son síntomas de que “queremos mucho” a esa persona. Eso es amor. Lamentablemente esa creencia irracional está muy extendida.

-Dependencia emocional por la pareja: definirnos a través del otro, vivir sólo y para nuestra pareja, poniéndonos en segundo lugar, anulando nuestra propia identidad e independencia. Esto genera una gran angustia a perder al ser amado pues sin él “no somos nada”.

Los patrones pueden ser  muy diversos, pero siempre implican inseguridad, desconfianza y comúnmente problemas relacionados con la autoestima.

Preocuparse por perder a quien amamos, sentirnos inseguros ante una amenaza concreta o desconfiar después de una traición o mentira puede considerarse lógico. El tema como siempre está en el peso que se le da, cómo lo vivimos y el equilibrio que logremos.

también te puede interesar