Salud

Dejar de ser susceptible

¿Tanto importa lo que piensen de usted los demás?

sas
La persona susceptible padece de alta reactividad emocional |

B. García |

La persona susceptible padece de alta reactividad emocional. Su comportamiento oscila entre la pasión y el orgullo, entre el dolor y la rabia, entre las ganas de ser feliz y el miedo a dejar de serlo. Es insegura y por tanto voluble y cambiante, al mismo tiempo que se agarra a la rigidez como mecanismo de defensa.

-¿Cómo podemos atacar la susceptibilidad de raíz?

*No piense más en lo que los demás opinan de usted, esto es un veneno para las amistades y las relaciones familiares. Acéptese tal y como es y no busque la aprobación.

*No sea ácido, crítico, demoledor, es imposible ir por la vida dando manotazos a cualquiera sin razones, es necesario buscar un equilibrio emocional.

*Confíe más en las personas, no tenga temor en los otros siempre, las historias de vida cambian, no viva tanto su pasado para poder construir un futuro más seguro. Utilice el pasado solo como una guía, un mapa, para no errar de nuevo.

*Sopórtese a sí mismo, a los que parecen resentidos con otros lo que le sucede es que no llevan con deportividad sus defectos.

*Desarrolle el sentido del humor, no otorgue tanta importancia a cosas que no lo tienen, ni a los posibles comentarios de los demás, no siempre los demás están presente de lo que usted hace o dice. Intente no interpretar cada palabra, frase o comentario de los otros.

*No tema las responsabilidades, siempre algo sale mal, la derrota está en la vida, todos cometemos errores, lo importante es seguir intentando ser mejor cada día.

*Prémiese por sus logros, no importa que estos sean pequeños o poco importantes, habilite un sitio en usted donde pueda sentirse a gusto y observe sus nuevas fortalezas.

también te puede interesar

Bandera del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)

CIRCULAR / JEFATURA NACIONAL DE CAMPAÑA

Como [email protected], como Gran Familia, como Familia Sandinista, Vamos Adelante, EN AMORANICARAGUA, y Siempre Más Allá!