Salud

Síndromes con nombres de personajes literarios

Existen seis síndromes cuyo nombre se inspira en el de conocidos personajes literarios

1801856_640px
Existen seis síndromes cuyo nombre se inspira en el de conocidos personajes literarios |

Redacción Central |

La literatura está llena de personajes de lo más curiosos, en los mundos de ficción tienen cabida todo tipo de personalidades: niños que no crecen nunca, protagonistas que se dejan arrastrar por sus pasiones, obsesivos, etc. Esto es lo que se espera de la ficción, que nos regale mundos fuera de lo convencional, pero a veces, la ficción también sirve de inspiración para poner nombre a aspectos del mundo real.

Existen seis síndromes cuyo nombre se inspira en el de conocidos personajes literarios, algunos muy populares, como el síndrome de Peter Pan y otros que probablemente le sorprenderán, como el síndrome de Rapunzel, todos estos despiertan la curiosidad sobre los misterios de la mente humana.

Síndrome de Peter Pan

Peter Pan es un personaje de ficción de la obra de teatro con el mismo nombre. En ella, Peter vive en el país de Nunca Jamás, una isla donde vive aventuras de fantasía entre hadas, piratas y otros niños; donde nunca deja de ser un niño. Por esta razón, se les atribuye el síndrome de Peter Pan a personas que son inmaduras o infantiles en un sentido psicológico y social.

Son irresponsables, no se hacen cargo de su propia vida ni de las consecuencias de sus actos. Estas personas no quieren crecer, de manera que se estancan en formas de vida infantil o adolescente, no evolucionan ni tienen objetivos acordes a su edad. Esto los convierte en personas egoístas y en casos extremos, se puede relacionar con trastornos de personalidad narcisistas.

Síndrome de Otelo

Otelo: el moro de Venecia es una obra teatral de Shakespeare que, como casi todas las de este clásico escritor, es una tragedia. En la obra, el personaje que da nombre al síndrome, Otelo, es inducido a creer que su mujer lo está traicionando y en un arranque de celos, acaba por matar a su enamorada.

Se dice que padecen síndrome de Otelo aquellos que sufren de celos patológicos, también llamado delirio celotípico. Este síndrome hace que la persona tenga celos injustificados sobre su pareja y dudas irracionales sobre la fidelidad de esta. Se trata de personas desconfiadas, inseguras, con problemas de comunicación e inmadurez emocional.

Evidentemente, una relación con este tipo de sujetos supone un sufrimiento innecesario para ambas partes y mientras no se superen estos problemas, es imposible establecer un vínculo afectivo sano.

Síndrome de Madame Bovary

La protagonista que da nombre a esta clásica novela francesa vive toda su vida atormentada por la insatisfacción, por una necesidad de escapar de su matrimonio y de su vida convencional para vivir los grandes romances y aventuras con las que sueña, sobre todo tras la lectura de sus novelas favoritas.

Se dice que padecen este síndrome personas que viven una insatisfacción crónica; sean cuales sean sus circunstancias vitales, nunca están contentas y permanentemente sienten que estarían mejor viviendo en otro lugar, con otra pareja, con otro trabajo, etc. Este síndrome está relacionado con trastornos afectivos como la depresión.

Síndrome de Pollyanna

Pollyanna es la protagonista de la novela de Eleanor H. Potter del mismo nombre, se trata de una huérfana que se caracteriza por tener un optimismo constante incluso en las situaciones más catastróficas.

Cuando hablamos del síndrome, se caracteriza por una idealización excesiva de la realidad. Se trata de personas que son positivas hasta unos niveles patológicos, ya que no son capaces de aceptar la realidad tal cual es y su positividad es en realidad una negación o evasión de lo que no pueden enfrentar. Aunque una dosis de optimismo es buena, ver las partes negativas y oscuras de una situación también es necesario para poder salir airosos de ella.

Síndrome de Alicia

Todos recordamos el ambiente de Alicia en el país de las maravillas, un exótico y delirante lugar en el que las pociones y los alimentos hacían cambiar el tamaño del entorno o de la propia Alicia y donde no existía la lógica.

Con este nombre, síndrome de Alicia, se ha identificado a un trastorno neurológico, también denominado micropsia, que se caracteriza por que quienes lo padecen tienen un problema en la percepción visual que hace que vean los objetos más pequeños de los que son, con la consecuencia de que además parecen más alejados. A menudo está asociado a delirios causados por fiebre, epilepsia, migrañas y brotes psicóticos.

Síndrome de Rapunzel

Rapunzel es la princesa de cuento que tiene una larguísima cabellera que extiende por el balcón para que el príncipe pueda subir a su alcoba.

En honor a su melena, se le ha dado este nombre a una enfermedad en la que hay una masa de pelo entre el estómago y el intestino. Esto síndrome se da en personas que han tragado su propio cabello, imposible de digerir, razón por la cual queda estancado en el aparato digestivo.

La razón por la que algunas personas ingieren su propio cabello es un trastorno nervioso, la tricotilomanía, que provoca que algunos individuos, consciente o inconscientemente, se arranquen el pelo y lo ingieran.

también te puede interesar