Salud

Diabetes y sedentarismo

La inactividad pasa factura

gordo0110x630
Diabetes y sedentarismo |

B. García |

Para nadie es un secreto que el sedentarismo es malo para la salud. La falta de actividad física y pasar largas horas sentados, ya sea en la oficina, la casa o el auto, son un catalizador no sólo del sobrepeso y la obesidad, también del riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

El término “sedentario” proviene del latín “sedere”, que significa “sentarse” y engloba a todas las actividades en las que el consumo de energía es bajo. Se considera que una persona es sedentaria cuando su gasto semanal en actividad física no supera las 2,000 calorías.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), refiere que la inactividad física es el 4to factor de riesgo en lo que respecta a la mortalidad mundial (6% de las muertes registradas en todo el mundo). Además, es la causa principal de aproximadamente hasta del 25% de los cánceres de mama y de colon, el 27% de los casos de diabetes y aproximadamente el 30% de la carga de cardiopatía isquémica.

Es importante evitar períodos de sedentarismo excesivos, toda vez que los beneficios de la actividad física no sólo se obtienen practicando ejercicio con regularidad, sino también manteniendo el cuerpo en movimiento a lo largo del día.

Se comienza a creer que ser altamente sedentario es algo diferente que no hacer ejercicio. Alguien que corre 30 minutos todos los días puede estar sentado 15 horas del día en el trabajo, se considera que este sujeto tiene actividad física, pero también es bastante sedentario. Por otra parte, un profesional de la limpieza podría no ejercitarse, pero pasaría la mayor parte de su día de pie, esta persona estaría inactiva, pero tendría menos tiempo sedentario.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera actividad física cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que exija gasto de energía. Ello incluye los deportes, el ejercicio y otras actividades, tales como el juego, el caminar, las tareas domésticas, la jardinería o el baile.

Asegura la OMS que las personas físicamente activas tienen menor frecuencia de cardiopatías coronarias, hipertensión arterial, accidentes vasculares cerebrales, diabetes, cáncer de colon, de mama y depresión; así como, menor riesgo de caídas y fracturas vertebrales, de la cadera y más probabilidades de mantener un peso saludable.

también te puede interesar