Salud

Los sociopsicópatas

El sociopsicópata es por esencia un individuo muy trastornado que puede hacer mucho daño

dos
Individuos |

Redacción Central |

El sociopsicópata es por esencia un individuo muy trastornado que puede hacer mucho daño e incluso amenazar la vida de sus víctimas. Nunca asume ninguna responsabilidad y es incapaz de disculparse o decir: ¨ lo siento¨.

Se aprovechan de los demás utilizando el encanto, el engaño, la violencia y otros métodos, de esta manera consiguen todo lo que quieren.

El primer encuentro con estos sujetos nos provocará una impresión inmejorable, pues te dirá todo lo que deseas oír. Normalmente hace muchas preguntas con el propósito de averiguar rápido las emociones de la persona que va a torturar.

Su ego es inmenso y a la hora de hablar usa mucho el yo, lo que es consecuencia de la altísima opinión de sí mismo. Es mentiroso y engaña constantemente para lograr lo que quiere. No le interesan los sentimientos o derechos ajenos, nunca sufre de remordimiento y jamás logra la empatía. Se comporta como un parásito. Es impulsivo, irresponsable, tiende a vivir el aquí y ahora, sin preocuparle que esa actitud puede tener consecuencias futuras.

La señal más segura para detectar a un sociopsicópata es que a menudo se contradice a sí mismo, prácticamente en la misma frase. Si se le pregunta si tiene teléfono de un conocido  puede contestar: que no, pero si a continuación se le pregunta por alguien que pueda facilitárselo, lo seguro es que responda: que él lo tiene.

Otro rasgo característico es su mirada, fijan los ojos en los de uno sin mover músculo alguno de la cara, clara señal de manipulación, son incapaces de mostrar ninguna expresión facial, debido a que no sienten emociones.

Si tenemos la mala suerte en algún momento de nuestra vida de toparnos con un individuo así, lo mejor que podemos hacer es huir de su lado, sin mostrar sutileza alguna. Son maestros de la manipulación y saben muy bien cómo hacer el papel de víctimas para que se caiga en su trampa.

En el camino de la vida nos tropezamos con millones de individuos con características personológicas diferentes, muchos de ellos dejan huellas en nosotros, tanto de manera positiva como negativa, es imposible ser un ser social y no relacionarnos con nuestros coetáneos. Existen individuos que solo les interesa de nosotros algo en específico y no quienes somos realmente o lo que pudiéramos ser. La vida es como un libro que de poco sirve a los que no saben leer.

En el largo camino de la vida se debe aprender a aprovechar lo bueno y dejar lo malo a un lado, el problema es que aprendamos demasiado tarde o que nunca lo logremos. Cegarnos con lo visible y no aprender a escuchar es una de las causas más grandes para caer en trampas de aquellos que solo quieren intoxicar nuestra vida.

también te puede interesar