Salud

Agresividad verbal = desgaste emocional

Es una de las formas de violencia más utilizadas por los hombres hacia las mujeres

abuso
Agresividad verbal |

Redacción Central |

La agresividad verbal es una de las formas de violencia más utilizadas por los hombres hacia las mujeres. Puede ser nuestra pareja, nuestro jefe o un amigo al que se sienta sujeto por lealtad: si es un agresivo verbal, producirá un gran desgaste emocional.

Sus víctimas supeditan su bienestar al humor de estos maltratadores psíquicos, que suelen ser mordaces, ofensivos e intimidantes. El agresivo verbal tendrá como objetivo hacernos sentir poca cosa, incapaz, débil e inseguro.

Su meta es que los demás admitan su autoridad para llevar a cabo todo lo que se proponga. Ejerce su poder a base de gritos, malos tratos y de menospreciar a sus víctimas. Es esa persona que siempre encuentra motivos para discutir y enfrentarse con violencia.

En pleno acceso de ira, cuando su rostro enrojece y sus ojos parecen salirse de las órbitas, su boca es un manantial del que fluye una verborrea intimidatoria. Este tipo de personas tóxicas parecen disfrutar usando estrategias para acabar con la paciencia del prójimo.

Usan un tono de voz belicoso que provoca rechazo e incentiva la ira ajena. Son incapaces de establecer vínculos duraderos y se van encerrando en un círculo hasta que terminen solos y repudiados, pero hasta entonces, los violentos verbales hacen la vida imposible a todos.

¿Cómo debemos comportarnos ante un individuo así?

Intentar razonar con ellos es difícil. La víctima tiene que controlarse para evitar la confrontación directa y tratar de que el bombardeo no debilite su autoestima. El enloquecido no es él, sino su torturador. No puede vivir aceptando los insultos constantes.

Es un momento dado, el violento verbal podrá decirte que eres la mejor persona y la única con la que puede contar, para acto  seguido tratarte de incapaz. Es su método para hacer dudar de sus emociones.

Un día lo aprecias y crees que es objetivo e inteligente. Al día siguiente cuando te lanza un dardo envenenado, te desconcierta y le odias.

La vida es para la expresión subjetiva de los individuos, en ocasiones nos pasamos años en persecución de nuestras metas y no la podemos lograr por individuos maltratadores y a razón de realidad la culpa no es de ellos, sino de nosotros mismos que no tenemos el valor o no nos damos valor para proseguir por nuestro camino.

Los seres humanos son importantes, pero no imprescindibles para la realización de nuestras expectativas y aspiraciones. Nosotros somos lo que los demás han hecho de uno y lo que nosotros mismos hemos permitido que estos hagan.

también te puede interesar