Salud

Las verificaciones constantes, obsesiones y comportamientos repetitivos

El trastorno obsesivo-compulsivo se incluye entre las 20 primeras enfermedades discapacitantes con una prevalencia del 0,8 por ciento en los adultos y del 0,25 en niños y adolescentes. Se encuentra entre las cinco enfermedades psiquiátricas más comunes

Desorden obsesivo-compulsivo
Desorden obsesivo-compulsivo |

Redacción Central |

Este trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad (como la agorafobia y la fobia social) caracterizado por pensamientos intrusivos, recurrentes y persistentes, que producen inquietud, aprensión, temor o preocupación, conductas repetitivas denominadas compulsiones dirigidas a reducir la ansiedad asociada.

Con frecuencia, las personas se comportan de cierta manera para librarse de los pensamientos obsesivos, pero esto sólo brinda alivio temporal. El hecho de no llevar a cabo los rituales obsesivos puede causar una enorme ansiedad y sufrimiento.

La mayoría de las personas que lo desarrollan muestran síntomas sobre la edad de 30 años. Las personas generalmente reconocen que el comportamiento es excesivo o irracional.

Las obsesiones se definen según los dos aspectos siguientes:

-Pensamientos, impulsos o imágenes mentales que se repiten constantemente. Estos pensamientos, impulsos o imágenes mentales son indeseados y causan mucha ansiedad o estrés.

-La persona que tiene estos pensamientos, impulsos o imágenes mentales trata de ignorarlos o de hacer que desaparezcan.

Las compulsiones se definen según los dos aspectos siguientes:

-Conductas repetitivas (por ejemplo, lavarse las manos, colocar cosas en un orden específico o revisar algo una y otra vez como cuando se verifica constantemente si una puerta está cerrada) o pensamientos repetitivos (por ejemplo, rezar, contar números o repetir palabras en silencio una y otra vez).

-El propósito de estas conductas o pensamientos es prevenir o reducir la angustia, o evitar una situación o acontecimiento temido. Sin embargo, estas conductas o pensamientos no tienen relación con la realidad o son claramente exagerados.

El trastorno obsesivo-compulsivo es tan frecuente en el sexo masculino como en el femenino y la personalidad básica suele tener rasgos anancásticos (rasgos de perfeccionismo).

Se observan creencias sobre la importancia del control de los pensamientos propios, necesidad de controlar todos los pensamientos en todo momento. Realizan grandes esfuerzos por intentar no pensar ciertas cosas o en eliminar determinados tipo de pensamientos. Existe una gran rigidez en las ideas.

también te puede interesar