Salud

¡Uf qué calor, no se me ocurre nada!

Una investigación realizada por un equipo de psicólogos europeos demostró que actuar en un espacio a la temperatura más agradable para alguien repercute en su capacidad cognitiva y su memoria

Calor en la oficina
|

Redacción Central |

Las condiciones ambientales que rodean al hombre –en las que tiene un papel importante  la temperatura- repercuten en su rendimiento, según el resultado de una investigación realizada por un equipo de especialistas europeos.

El estudio se realizó con el propósito de conocer si eran ciertas las anécdotas que plantean que el clima y la temperatura influyen, en cómo se siente una persona y cómo, cuando la temperatura no es la correcta, repercute en su capacidad de pensar.

Los especialistas tuvieron en cuenta que aunque no es una situación amenazante para la salud, una temperatura ambiental inapropiada, sí dificulta nuestros procesos mentales, sobre todo, la memoria.

Los pocos estudios realizados sobre el tema habían demostrado que los entornos más fríos, que resultan ser más aceptados y cómodos para los humanos, promueven un mayor rendimiento durante la realización de tareas cognitivas complejas.

Un equipo de la Universidad de Leiden en los Países Bajos, liderado por los psicólogos Lorenzo Colzato y Roberto Sellaro, logró demostrar por primera vez, que la memoria de trabajo de una persona funciona mejor, cuando la temperatura ambiente es la preferida.

El equipo de científicos organizó dos grupos de participantes para estudiar la influencia que la temperatura ambiente tiene sobre las habilidades cognitivas. Un grupo prefería una temperatura ambiental algo más fría que la escogida por el otro colectivo.

Ambos grupos tuvieron que realizar tareas cognitivas en tres espacios diferentes: en el primer espacio la temperatura era de 25º Celsius, en el segundo de 15ºC, y en el tercero de 20ºC.

La tarea cognitiva que los psicólogos pusieron a los grupos consistía en un ejercicio de memorización a corto plazo, para ello, aparecían en la pantalla de un ordenador  letras diferentes unas tras otras para identificar.

Los participantes tenían que indicar si la letra que ellos veían era la misma que habían visto dos pasos antes, y todos demostraron tener una eficiencia mejor, cuando se hallaban en la habitación con su temperatura preferida.

El experimento probó que la memoria de trabajo de las personas funciona mejor si están laborando a la temperatura ambiente con la que se sienten más cómodas, demostró que esta  influye en la capacidad cognitiva y promueve la eficiencia y la productividad.

Los resultados del estudio, en el que también tomaron parte los especialistas Bernhard Homme y Meriem Mnaï, de la Universidad de Leiden se publicaron en la revista académica Psychological Research, de la editorial Springer.

también te puede interesar