Opinión

Mes de la patria

Septiembre en Nicaragua es una bitácora de fechas a conmemorar

216468
Mes de la patria |

Moisés Absalón Pastora |

Entramos en esta semana al grueso de las actividades que caracterizan al mes de septiembre. Este es un mes totalmente azul y blanco con un sentido profundo de patria y que, en nuestro caso lleno de efemérides, inspira a la actitud eruptiva de nacionalismo que hoy más que nunca nos hincha el corazón para enorgullecernos por nuestra nacionalidad, para gritar a todo pulmón que somos nicaragüenses por Gracia de Dios.

Septiembre es un mes conmemorativo de historias inspiradoras, de hazañas sobre humanas, de episodios épicos, de batallas desiguales y de arrojos suicidas y temerarios que rompieron cadenas, que salieron al paso de la dignidad para vencer la a filibusteros y mercenarios que quisieron convertir a Nicaragua en una estrella para colocarla en la bandera de las barras para agenciarla como un estado más de la unión americana, lo que por supuesto se estrelló con la hombría patriótica de próceres que son que nos inspiran.

Septiembre en Nicaragua es una bitácora de fechas a conmemorar porque el 2 de septiembre se celebra el Día del Ejército en Nicaragua, fecha establecida por la Junta de Gobierno Sandinista en 1982 como un referente de qué en esa misma fecha, pero en 1927, el general Augusto C. Sandino crea el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional que combatió la intervención armada de Estados Unidos contra nuestro país.

El 3 de septiembre de 1987 la Asamblea Nacional de Nicaragua, aprueba el Estatuto de Autonomía de las Regiones de la Costa Atlántica.

Septiembre 5, de 1979 se funda la Policía Nacional de Nicaragua.

Septiembre 5 de 2018 se adhiere a la bitácora porque Estados Unidos se estrella en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en su intento de buscar una demencial declaratoria de que Nicaragua es una amenaza para la paz mundial al recibir el rechazo de Rusia y China, ambos con capacidad de veto y los contundentes discursos de Venezuela y Bolivia.

El 14 de septiembre se celebra el Día de la Batalla de San Jacinto, llevada a cabo el 14 de septiembre de 1856. La batalla de San Jacinto se desarrolló durante la Guerra Nacional de Nicaragua en la Hacienda San Jacinto. Alrededor de 160 patriotas y 300 estadounidenses comandados por Willian Walker se enfrentaron luego de seis meses de resistencia.

Los estadounidenses habían llegado el 14 de septiembre a la Hacienda San Jacinto, fue entonces cuando éstos sorprendieron a los patriotas quienes se encontraban desayunando, pese a ello se prepararon para atacar al enemigo. La situación se fue complicando y cada vez era más violenta la batalla. En horas del mediodía culminó la batalla con un saldo de 10 muertos y 7 heridos en el bando nicaragüense; y 27 muertos en las tropas estadounidenses.

El 15 de septiembre se celebra el Día de la independencia. Este día en 1821 un bloque de provincias centroamericanas, entre las que se encontraba Nicaragua, lograron su independencia frente a España. Para 1821 Nicaragua formaba parte de la Capitanía de la Nueva España, la cual comprendía los territorios que hoy van desde Costa Rica hasta Chiapas (México).

Nicaragua ya venía preparándose para proclamar la independencia de España mediante un proceso de negociación, “la declaración dependía de la futura decisión del Congreso de provincias que se formase, quien la debía ratificar o no”.

La Independencia de Nicaragua se llevó a cabo el 15 de septiembre de 1821, cuando los máximos representantes de este país iniciaron el proceso de negociación al observar que las regiones españolas ganaban la guerra independentista. El acta fue redactada y reconocida por los jefes de la Corona, aunque esta marcaba el fin del yugo español, lo que resultaba beneficioso para los nicaragüenses.

El 21 de septiembre de 1956: El Héroe Nacional Rigoberto López Pérez en la Casa del Obrero, de la Ciudad de León, mata al dictador Anastasio Somoza García, iniciando el principio del fin de la dictadura que terminó el 19 de julio de 1979.

Septiembre es mucho más que los desfiles y las bandas de guerra o musicales, como les llaman ahora. Este es un mes para reverenciar a nuestros símbolos, como nuestra bandera con sus flancos oceánicos y su blanco de paz, el escudo inspirado en el sueño de la unidad centroamericana, la privilegiada e imponente letra del Himno Nacional que reza contundente:

¡Salve a ti, Nicaragua! En tu suelo,

Ya no ruge la voz del cañón

Ni se tiñe con sangre de hermanos

Tu glorioso pendón bicolor,

Brille hermosa la paz en tu cielo,

Nada empañe tu gloria inmortal

Que el trabajo es tu digno laurel

Y el honor es tu enseña triunfal.

Nuestro Madroño que resalta visualmente como una cremosa masa blanca por encima del verdor tropical, nuestro exótico Guardabarranco de angosto antifaz negro y pecho aturquesado son en su conjunto los símbolos sobre los cuales estaremos hablando en estos días porque debemos inyectarnos de nacionalismo para reconocer que Nicaragua es nuestra gran madre.

QUE DIOS BENDIGA A NICARAGUA
mem

también te puede interesar