Opinión

El peso de la conciencia

Existe otra forma de vida que es la responsabilidad que debemos asumir de nuestros actos

ignorancia
El peso de la conciencia |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Moisés Absalón Pastora

La conciencia es el sentido más básico en la sensación externa e interna del ser humano. Puede ser definida como subjetividad, punto de vista en primera persona, capacidad para sentir, habilidad de experimentar, cómo se siente ser algo, la ventana a la existencia o lo que crea la mente.

Tomar conciencia de nuestra vida, no es tarea fácil, aunque es algo que todos los seres humanos traemos desde el inicio de nuestra existencia, solo que lo olvidamos. Cuando lo aprendemos a hacer nos damos cuenta de los tantos patrones de conducta que arrastramos desde los primeros días de la humanidad y los primeros en saberlo fueron Adán y Eva cuando conscientemente mordieron el fruto prohibido y después tuvieron que pagar por desobedecer a su Creador.

Al aprender a tomar conciencia de nosotros mismos iremos descubriendo que existe otra forma de vida que es la responsabilidad que debemos asumir de nuestros actos porque para toda acción hay una reacción.

Así las cosas, si compramos pagamos, es decir debemos tener presente que nada es gratis, que lo bueno y lo malo tiene un precio y así el amor se paga con cariño y de la misma manera el odio, te puede llevar a pagar con la cárcel y frente a lo que tus vísceras pudieran haber causado en los inocentes que afectaste por culpa de tus odios, lo que hiciste no merece ninguna consideración, por mucho que aullé la manada o la jauría que te estimuló a hacer lo que hiciste.

Expreso lo anterior porque en la medida que pasan los días, y la policía constitucionalmente hace su trabajo, deteniendo a los que debe detener para investigar a los que deba investigar, para llegar a toda mano criminal que se levantó para asesinar a otro nicaragüense por el pecado de ser sandinista, se oye en todo medio oposicionista que aquí hay una persecución política indiscriminada que busca cómo castigar a gente inocente por crímenes que no han cometido y para sus efectos ponen como punta de lanza a Medardo Mairena, que se encuentra acusado en un proceso judicial de cosas realmente feas y que hay que determinar a fondo.

No sé si Medardo Mairena es inocente o es culpable, lo único que sé es que las imputaciones que le hacen son serias, que debe llegarse al fondo de la verdad, si es que hizo lo que dicen que hizo y estar claro que el llamado “líder” anti canal, no es más que nadie, por muy campesino que digan que es o por muy PLC, que digan que es, por muy anti sandinista que digan que es, pero sí lo hizo, en plena conciencia de las consecuencias que podía afrontar, tiene que pagar y sino que pregunten al respecto a las viudas de los cuatro policías y un profesor asesinados en Morritos.

Así como Medardo Mairena hay golpistas iguales a él, es decir al servicio de la embajada norteamericana, qué, desde las comisiones de derechos humanos, que actúan como agentes políticos, ven en cada delincuente común, que asesinó, torturó, secuestró, robó y afectó la economía del país, a una inocente paloma incapaz de hacer, aunque sea una mala mirada, y que contra ellos lo que hay es una persecución política por parte de la dictadura que si realmente se tratara de la “democracia” imperial varios ya hubieran sido hechos chicharrón en la silla eléctrica.

Aquí lo que hay en Nicaragua es una gran mayoría de nicaragüenses que tiene plena conciencia de que quienes la hicieron, desde el 18 de abril hasta finales de julio, sin que de por medio existiera una sola razón que los justificara, tienen que pagar por sus crímenes y para eso hay un levantamiento de firmas que fácilmente superará el millón de dolientes pidiendo a gritos que se haga justicia.

Han pretendido atar las manos a la justicia con el cuento que todo lo que la violencia generó fue legítimo porque la protesta -en este caso criminal- es un derecho constitucional y que como el imperio supo armar bien toda esta mentira, a través de sus lacayos nacionales y como la O.E.A se tragó el cuento, entonces los asesinos no solo son inmunes, sino que además pueden seguir haciendo de las suyas desde los hoteles de cinco estrellas donde se guarecen “sacrificadamente”, desde los medios de comunicación donde descaradamente llaman a la sedición y entrevistan a los terroristas con capuchas para explorar cual será el nuevo golpe contra la paz y todo para seguir manteniendo en vilo a una sociedad harta de tanta inconciencia.

No soy de los que creo en la existencia de las vacas sagradas y menos en quienes piensan que son intocables.
Mi, tu país, nuestro país ha sido criminalmente afectado y desde mi punto de vista aquel que las hizo debe pagar por lo que conscientemente ejecutó y no importa el tamaño, la educación, lo rico, lo pobre, el nivel social, la vestimenta que tenga, la religión que profese, si es Obispo o si es Pastor, la preferencia política e ideológica que abrace, lo conocido o popular que pueda ser, si es detenido, si es investigado, si es acusado, si es procesado y finalmente condenado va para la cárcel porque se eso se trata la justicia.

Muchos cuya conciencia no los deja en paz y saben lo que hicieron optaron por irse de Nicaragua a continuar con sus andanzas delictivas en países como Costa Rica, a donde llegaron a avergonzar a los compatriotas que allá hicieron su vida y que pagan por las ofensas que xenófobos en nuestra vecina del sur lanzan contra esos nicaragüenses honestos que merecen respeto, pero que sufren por delincuentes que llegaron allá y que se atreven a decir que son perseguidos políticos.

No es justo que la comunidad nicaragüense en Costa Rica esté siendo afectada por delincuentes que llegaron allá huyendo de sus crímenes no porque aquí se les persiga políticamente, sino porque aquí mataron, aquí secuestraron, aquí torturaron, y ahora escapan no del régimen, ni de la dictadura, sino de la cárcel y de una larga condena.

Estos que huyen son ahora parias, gente sin patria y sin posibilidades de tener una, porque de esta huyen y si de otra se trata, dudo mucho que con sus antecedentes les quieran dar alguna ciudadanía, porque el país que lo haga se expondría a verse en nuestro propio espejo.

QUE DIOS BENDIGA A NICARAGUA.
mem

también te puede interesar