Opinión

Nicaragua bajo fuego enemigo

Profundizar la participación ciudadana y la redistribución de riqueza a través de un estado que garantiza el pleno ejercicio de los derechos, ese es el rumbo escogido por la dirección sandinista

176644
Bandera de Nicaragua |

Luis Varese |

 A seis años de la partida de Tomás Borge, que tanta falta nos hace

Con la valiente autocrítica en la práctica del Presidente Daniel Ortega, quien revocó la reforma en los pagos del seguro social, detonante para las protestas, el Gobierno de Nicaragua inicia una nueva etapa de diálogo encaminada a fortalecer la democracia en ese país.

La ofensiva contra Nicaragua, retoma fuerza a partir de The Nicaraguan Investment Conditionaly Act 2017, conocido como the Nica Act. Esta propuesta fue llevada al Congreso Estadounidense por ex sandinistas del MRS y la ultraderecha nicaragüense y está destinada a limitar préstamos de organismos multilaterales, financiados mayoritariamente por Estados Unidos, a programas de desarrollo y de combate a la pobreza. Lo  más antipatriótico que puede hacer una conducción política, es pedir el estrangulamiento crediticio y en muchas otras variables, contra su propio pueblo, tal como ha hecho la ultraderecha cubana con el bloqueo.

El paso siguiente fue dar inicio a la asonada donde el poder mediático local e internacional, se desenvuelven lanzando calumnias y desinformando a la población y llamando a la lucha callejera. Allí, la calle queda en manos de jóvenes con ideología confusamente conservadora y la violencia en manos del lumpen local. El gobierno Sandinista enfrenta la combinación de varias  tácticas, pero sobre todo el enfrentamiento de ciudadanía, donde al igual que en Venezuela o en el Medio Oriente, sigue al modelo de Gene Sharp, el ideólogo de la CIA para el calentamiento de las calles. Aún en la etapa de investigación y de levantamiento de información, estamos seguros que las personas fallecidas son mayoritariamente producto del asesinato perpetrado por las filas de la reacción. A ello contribuye sustantivamente la tradición del pueblo nicaragüense, que lucha en las calles pasando rápidamente de la movilización pacífica a las barricadas y la confrontación violenta.

La sabiduría acumulada de los años de lucha guerrillera, de prisión, de estratega militar en la ofensiva final contra el somocismo, y de conducción en los 10 años de la Revolución Popular Sandinista han dado al Comandante Ortega, a su entorno de Dirección, al pueblo y a la militancia Sandinista la capacidad de negociar y avanzar. Hoy la siembra de Tomás (como tan bien han acuñado la frase los venezolanos) registra un momento álgido y de dura prueba para sus discípulos de la Policía. Muchos desconocen la extraordinaria capacidad de la Policía Nacional de Nicaragua, fundada como Los Centinelas de la Alegría del Pueblo, por el Comandante Tomás Borge, gran negociador y artífice, entre otros logros, de los acuerdos de paz en Yulo, en la Costa Atlántica, con los sectores armados de los Misquitos, que apoyaban a la contrarrevolución. Mucha provocación, digo, sufrió la Policía en estos días, y la respuesta ha sido en el marco del estado de derecho. Por mucho que los medios internacionales traten de hacer ver una represión desmedida, combinando imágenes editadas, repetitivas e incluso de otros países. A pesar de esta manipulación, lo que se ve es a jóvenes con lanza cohetes de fabricación artesanal disparando directamente contra los policías. La policía nicaragüense, comandada por la Generala Aminta Granera, es ejemplo de trabajo comunitario a nivel mundial y eso, tratar de destruirlo en pocos días de propaganda será muy difícil incluso para la orquesta de medios e intereses que tratan de hacer caer al Gobierno.

Dialogar para profundizar, es la propuesta. Su implementación será muy compleja pero el FSLN cuenta con el respaldo mayoritario de los trabajadores, los campesinos y de la juventud. Profundizar la participación ciudadana y la redistribución de riqueza a través de un estado que garantiza el pleno ejercicio de los derechos, ese es el rumbo escogido por la dirección sandinista y en ello están comprometidos el Comandante Ortega como Presidente y la Vicepresidenta Rosario Murillo, esta tarea difícil y principal es la que han venido desarrollando desde el retorno al Gobierno. Claro que este rumbo y esta línea política no gusta al Imperio ni a la derecha transnacional. Por mucho que se trate de modelos de desarrollo que combinan los intereses de distintos sectores de clase, por mucho que se respete la propiedad privada e individual, por mucho que exista irrestricta libertad de prensaque en rigor es la libertad de defender los intereses de la empresa propietaria. Por mucho que los capitales financieros y las bancas no hayan sufrido en estos nuevos modelos, al final lo que odian es la redistribución de riqueza y la aparición de nuevos sectores que ocupan sus tradicionales espacios.

La ofensiva Regional de la “Restauración Conservadora” (como tan bien la llama Rafael Correa) va cobrando víctimas entre nuestros pueblos. El escándalo de Brasil con el golpe de Estado y Lula en prisión sin absolutamente ninguna prueba, es el punto más alto de este proceso. La permanente agresión callejera, económica y mediática contra Venezuela y la amenaza de intervención. El pueblo argentino sufre el embate de las medidas de Macri y Chile retorna, por elección popular, al gobierno del empresariado. Resiste Bolivia con un crecimiento económico permanente y una dirección sólida, aunque no ha dejado de recibir duros ataques internos y externos. Ecuador que pasó de la esperanza de la continuidad de la Revolución Ciudadana, al desconcierto de una política errática, cuyos resultados inmediatos son la entrega de todos los medios de comunicación del Estado a la derecha más incompetente, el retiro del país como garante de las Conversaciones de Paz entre el Gobierno de Colombia y el ELN; y, como si fuera poco un acuerdo de asistencia militar/policial con los Estados Unidos, para enfrentar al “narcoterrorismo”. (Ni una sola experiencia de éxito puede mostrar los EEUU sobre este tema.) No existen otras medidas importantes que pueda mostrar el actual gobierno ecuatoriano sobre el programa por el cual fue elegido, sin embargo importantes sectores organizados de la población, mantienen aún la esperanza de que algo ocurra. A todo ello hay que agregar el debilitamiento de UNASUR como proyecto de integración regional, que ante la codicia miope de las oligarquías nacionales, no lo ven como una oportunidad sino como un factor de debilidad regional, ya que no sirve a los intereses de multinacionales del poder. El multilateralismo, parte del pensamiento fundacional de las Naciones Unidas, ha pasado a ser mala palabra y les suena a “anti estados unidos”, por lo que hay que eliminarlo.

En esta ofensiva Nicaragua es agredida y su gobierno vilipendiado. Es menester investigar y demostrar de dónde vinieron los disparos que mataron a 32 ciudadanos y ciudadanas (entre ellos dos oficiales de policía y un periodista que estaba cubriendo la información al lado de la Policía Nacional). Enmendar errores requiere mucho coraje y Daniel Ortega lo tiene. Una vez más el enemigo es Goliat contra el David nicaragüense. La decisión de continuar en la lucha no es suficiente sino que deberá demostrarse en la práctica que el diálogo sirve a los intereses nacionales y sobre todo los de las grandes mayorías que aún tienen necesidades. El modelo del “socialismo del Siglo XXI” o de las Nuevas Democracias como prefiero llamarlo, tiene su talón de Aquiles, en el surgimiento de esa clase media que se beneficia del modelo y luego lo abandona acusándolo de autoritario o cualquier otro invento que acomode a los medios y poderes locales. Nicaragua es agredida desde ese frente y de muchos otros. Se puede discrepar de métodos, de formas, de personas, lo que no se puede perder de vista es quién es el enemigo principal y mucha “izquierda” parece no recordar o no saber dónde ubicarse. Esperamos que los próximos días de diálogo en Managua, traigan los resultados esperados por todos porque este debe seguir siendo un Continente de Paz y a ello debemos seguir apostando.

también te puede interesar