Opinión

Chakra, una filosofía ancestral

Consejos útiles para activarlos

chakra
|

Hugo Luis |

Para visualizar un chakra en el cuerpo uno debe imaginar una rueda de remolino de energía donde la materia y la conciencia se encuentran. Esta energía invisible, llamada Prana, es la fuerza vital que nos mantiene vibrantes, saludables y con vida.

Estas ruedas de energía corresponden a masivos centros nerviosos del cuerpo. Cada uno de los siete chakras principales contiene manojos de nervios y los órganos principales, así como nuestros estados psicológicos, emocionales y espirituales, como antes mencionamos.

Lea también: Conoce tus chakras espirituales

Luego, ya que todo está en movimiento, es esencial que nuestros siete chakcras principales permanezcan abiertos, alineados y fluidos y así se logra permanecer en un estado de bienestar general.

Pero, si hay una obstrucción, la energía no puede fluir. Pensemos en un dique que contiene el agua y si ese líquido no llega a tener el movimiento debido el agua se estanca se pudre y, finalmente, las bacterias y el moho crecerán. Así sucede también con nuestros cuerpos y los chakras.

¡Ah!, pero ocurre que mantener un chakra abierto, un río sin control, sin embargo supone un desafío mayor, pero no es tan difícil cuando se tiene conciencia de ello puesto que la mente, el cuerpo, el alma y el espíritu están íntimamente conectados, el conocimiento de un desequilibrio en un área ayudará a que los otros de vuelvan a estar en armonía.

Tomemos, por ejemplo, una mujer, que ha perdido recientemente a un ser muy querido. Ella desarrolla una bronquitis aguda, que permanece en el pecho, y luego siente dolores cada vez que tose. Todo el chakcra del corazón se ve afectado en este caso pero si ella es capaz de darse cuenta de la conexión entre la pérdida y la bronquitis, la curación se producirá mucho más rápido una vez que ella honre el proceso de duelo y lo trate del mismo modo que la dolencia física.

Consejos útiles para activar los chakras

Primer chakra:

Color: Rojo.

Alimentos: Proteínas, carnes, pescados, vinos y guisos muy condimentados.

Consecuencias de su mal funcionamiento:

– Sentimiento de desarraigo.
– Miedo a enfrentarse con la vida diaria.
– Sentimientos de culpa.
– Timidez.
– Falta de concentración.
– Despiste (ser distraído).
– Desconfianza.
– Dificultad para decir que no.
– Excesivo apego a las posesiones o bienes materiales.

Ejercicios para activar o bloquear este chakra:

– Los aeróbicos (para nuestro sistema respiratorio y circulatorio) y anaeróbicos (para nuestros músculos y huesos).
– Caminar (a ser posible descalzo sobre la arena o el césped).
– Sentados, flexionar el tronco hasta cogernos las puntas de los pies.
– Cualquier ejercicio de danza o baile (solo o acompañado).
– Correr.
– Saltar en el sitio, flexionando las rodillas al caer sintiendo la toma de tierra.
– Realizar actividades que potencien nuestra autoconfianza.
– Confiar en nuestro cuerpo y mimar a nuestro niño interior.

Segundo chakra:

Color: Naranja.

Alimentos: Líquidos.

Consecuencias de su mal funcionamiento:

– Miedo al disfrute.
– Aberraciones sexuales.
– Desprecio del sexo.
– Represiones de cualquier tipo de placer.
– Bloqueos energéticos que coartan o limitan la expresión libre de nuestra personalidad.

Ejercicios para activar o desbloquear:

– Todos los relacionados con el movimiento y rotación de caderas.
– Bailes y danzas de caderas como merengue, salsa, danza del vientre, etc.
– Natación, baños, duchas, jacuzzi, saunas.
– Relaciones sexuales.
– Ser consciente de tus emociones y sin reprimirlas porque son energía que quiere salir de tu cuerpo y expresarse.
– Descubre las represiones que te han enseñado desde niño, desinhíbete, libérate y disfruta.

Tercer chakra:

Color: Amarillo.

Alimentos: Hidratos de carbono, féculas.

Consecuencias de su mal funcionamiento:

– Enfermedades del aparato digestivo.
– Acidez y úlceras.
– Exceso de peso centrado en un abdomen grueso.
– Fatiga crónica.
– Adicciones a estimulantes.
– Sentimiento de inferioridad, sensación de inseguridad y falta de confianza.
– Sensación de culpabilidad.
– Insatisfacción con lo que sientes, eres o haces.
– Egoísmo.
– Adicción al poder.
– Encerrarse en sí mismo y mostrarse frío, calculador y normalmente de mal humor.
– A pesar de tener abundancia en lo material, nos sentimos desconectados e insatisfechos.
– Percepción de que nos hace falta algo que nos impide ser felices y sentirnos plenos.

Ejercicios para activar o desbloquear:

– Hacer jogging.
– Hacer sentadillas.
– El arco: Tumbado boca abajo, sujeta por detrás los tobillos con las manos y haz algunos balanceos.
– Descargar tensiones: Con una almohada o con el objeto que creas conveniente, incluso con los pies o las manos, golpea en la cama liberando la cólera, la rabia o la ira cuando lo creas necesario.
– Cambia algún hábito que te aburra.
– Rompe las rutinas e inercias que te bloquean.

Cuarto chakra:

Color: Rosa o verde.

Alimentos: Los vegetales. El oxígeno y el prana del aire que respiramos. Té verde.

Consecuencias de su mal funcionamiento:

– Enfermedades cardíacas y respiratorias.
– Incapacidad para amar.
– Aislamiento, desconexión y egoísmo.

Ejercicios para activar o desbloquear:

– Respiratorios del Pranayama combinados con los bandhas (llaves energéticas) para manipular el aliento.
– Respiración completa: Inicia la respiración nasal comenzando por el abdomen, pecho y clavículas; luego espira lentamente en el mismo orden, expulsando bien todo el aire.
– Respiración ígnea: Realiza series de varias respiraciones abdominales con el diafragma expandiendo y contrayendo el abdomen.
– Aperturas pectorales de todo tipo: tumbados con un apoyo en la espalda (almohada, brazo de un sillón, etc.) arquear la columna vertebral lo máximo posible visualizando cómo se abre nuestro chakra corazón.
– Ayuda a alguien todos los días.
– Si odias a alguien, deja de hacerlo y envíale amorosamente tu perdón y tu amor.

Quinto chakra:

Color: Azul turquesa claro y brillante.

Alimentos: Frutas.

Consecuencias de su mal funcionamiento:

– Afecciones de la garganta.
– Problemas de voz.
– Irritación de las cuerdas vocales.
– Problemas de comunicación.
– Temor a hablar por miedo a meter la pata.
– Necesidad continua de hablar sin parar, charlatanería.
– Problemas con la glándula tiroides.

Ejercicios para activar o desbloquear:

– Pronunciación repetida y sistemática de mantras, especialmente el mantra OM.
– Abrir la boca todo lo que puedas y sacar la lengua extendiendo al máximo todos los músculos de la cara y del cuello, a la vez emite en voz alta el sonido HAM o cualquier otro que prefieras, manteniendo esta posición por lo menos 30 segundos y repitiéndola 3 veces.
– Giros del cuello y movimientos del mismo en todos los sentidos.
– Grita con fuerza los sonidos que te apetezcan en un sitio donde no molestes a nadie.
– Cualquier tipo de cantos y ejercicios de vocalización.

Sexto chakra:

Color: Violeta.

Alimentos: Frutas de color azulado oscuro: frambuesas, moras, arándanos, zumo de uva, vino tinto, etc.

Consecuencias de su mal funcionamiento:

– Estados de confusión mental.
– Alucinaciones.
– Trastornos psicológicos relacionados con la visión.
– Problemas de la vista.
– Dolores de cabeza relacionados con la visión.

Ejercicios para activar o desbloquear:

– Masajear los ojos con los párpados cerrados y las cejas utilizando las yemas de los dedos.
– Masajear circularmente las sienes y alrededor de los ojos.
– Visualizar formas geométricas simples.
– Meditar con el símbolo ANTAHKARANA.
– Realizar meditaciones guiadas.

Séptimo chakra:

Color: Blanco y oro.

Alimentos: Ninguno. Se relaciona con el ayuno. Se puede activar mediante el uso de incienso o hierbas aromáticas.

Consecuencias de su mal funcionamiento:

– Actitud de sabelotodo y de tener siempre la razón.
– Dominar y manipular a los demás para que adopten su postura o hagan lo que ellos quieren.
– Actitud de prepotencia.
– Dificultad para pensar de forma autónoma, siempre buscando el apoyo de los demás para hacer las cosas.
– Fe ciega en los dogmas establecidos (patrones sociales, religiosos, familiares, etc.)
– Rigidez en los sistemas de creencias.
– Estrechez mental “Si no lo veo, no lo creo”.
– Dificultad de concentración y dispersión mental.
– Valores orientados al materialismo, con olvido e incluso desprecio por todo lo espiritual.
– Expansión del ego.

Ejercicios para activar o desbloquear:

– Cualquier tipo de meditación y de oración.
– Tumbados de espaldas, elevar las piernas y la espalda, apoyados en los codos que sujetan la cintura.
– Sentado con la espalda recta concentra tu atención en el “vacío mental” o “mente en blanco” como mínimo 20 minutos, preferiblemente con ayuda de un mantra.

también te puede interesar