Opinión

Precaución, palabra bendita

Se aproximan las festividades de noviembre y diciembre y aumenta la venta de pólvora, una peligrosidad a la que no puede uno dar la espalda

@intiocon.@AFPphoto
Precaución, palabra bendita | @intiocon.@AFPphoto

Nivaldo Cantero Sardiñas |

Hay medidas que aunque todos los años se tomen en aras de cumplir con determinado propósito, deben reiterarse. No debemos pensar que porque de alguna manera se dijo, en aquel momento, por las diversas vías con que cuenta el país, ya está asimilado el mensaje que se quiso transmitir.

Tal es el caso de las que acaban de anunciar las autoridades con respecto al uso de la pólvora, ahora que comienzan a acercarse las festividades por el año nuevo y cuando muchas personas, tanto vendedores como compradores, comienzan a manipular con mucho más frecuencia este tipo de producto.

Está la alerta que cada año realizan las autoridades de enfrentamiento a riesgos, pero ello no basta para evitar sucesos desagradables como los ocurridos en otras ocasiones, que en vez de alegría lo que han traído a los implicados es tristeza y luto.

Por ello, en el preámbulo del inicio de las fiestas que todas las familias nicaragüenses están listas para disfrutar, no está de más recordar las principales medidas a tomar en cada lugar donde se vaya a manipular este producto.

Los primeros que deben conocer a fondo su responsabilidad y lidiar con ello, son quienes en sus puestos de venta cuentan con una mercancía de alta demanda por estos meses, pero de una peligrosidad a la que no puede uno dar la espalda.

Por otro lado, están aquellos que la adquieren para su disfrute personal, quienes deben estar conscientes de las características de lo que llevan a casa y que deben cumplir ciertos requisitos para almacenarla, manipularla y utilizarla.

Recientemente el doctor Guillermo González, director del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) explicó el Plan Diseñado en el país que busca prevenir que la pólvora cause accidentes por su mal uso. Una de las medidas a tomar ha sido la capacitación de jóvenes, quienes tienen la responsabilidad de transmitir los conocimientos alrededor del manejo de la pólvora en cada municipio del país, a los cuales se les instruye en cómo acompañar los esfuerzos de prevención en temas de calamidades y desastres.

En tal sentido, el llamado de las autoridades es a disminuir la ocurrencia de accidentes, los cuales son perfectamente evitables, si se toman las providencias necesarias para cada momento.

Lo decía recientemente, también, la Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, en unas de sus alocuciones a través de los medios del Poder Ciudadano, cuando señalaba que estos accidentes con la pólvora son evitables “si somos más [email protected], si conocemos mejor cómo manejar, con resguardo de nuestras Vidas, estos elementos que, en el caso de la pólvora acompañan nuestras Fiestas”.

Ese sentimiento de las autoridades sandinistas es el que debemos transmitir todos en nuestros espacios más cercanos, entender los peligros asociados a este producto y tratar de aplicar todo cuanto nos enseñan cada día para su manipulación y uso, bajo el principio de que las fiestas no pueden convertirse en tristeza, sino que sirvan para alegrarnos la vida y disfrutar en familia. Por ello precaución debe convertirse en nuestra palabra bendita.

también te puede interesar