Opinión

Una señal positiva

Hace pocos días la CEPAL dio a conocer la Actualización de Proyecciones de América Latina y el Caribe, 2015-2016, donde el pronóstico para Nicaragua es muy halagüeño

7lb8czo0
Crecimiento económico |

Nivaldo Cantero Sardiñas |

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) acaba de hacer público un informe acerca de las proyecciones económicas para la región. Aunque quizá no ha tenido toda la difusión que merece, creo que vale la pena analizar y estudiar el documento, que además acompaña a este breve comentario.

Puede apreciarse en el citado informe el pronóstico de cómo será el comportamiento de las economías del área para el periodo 2015-2016, y sin vanagloriarnos, pues mucho nos falta aún para llegar al sueño de Sandino, de Fonseca, de Daniel y de Rosario, y de otros tantos héroes y mártires de la Patria, de tener una Nicaragua donde todos tengamos las mismas posibilidades de desarrollo y se elimine definitivamente la pobreza, podemos decir que Nicaragua es de los países con señales de crecimiento entre un año y otro.

No es para pensar ahora que llegamos a la meta, pero que un organismo de las Naciones Unidas como la CEPAL indique que nuestro país tendrá un crecimiento en el 2016 superior al que alcanzaremos este año, habla mucho de la seriedad con que las autoridades del país han enfrentado el desarrollo económico de la nación en los últimos ocho años, luego del regreso del Frente Sandinista al poder.

Pero si bien las cifras indican una tendencia, creo yo que hay otros elementos que ratifican lo realizado en este último periodo. En Nicaragua hemos estado impulsando fórmulas tanto con el capital privado como desde el propio gobierno en la búsqueda de alternativas que generen mayores potencialidades y permitan que la economía cobre el auge que necesita la nación.

Así podemos hablar de la alianza Gobierno-Sector Privado-Trabajadores, en la búsqueda de espacios donde pueda haber mayores facilidades para el impulso a proyectos de beneficio mutuo.

Una de las prioridades en los últimos años ha estado en el impulso a la inversión extranjera, que ha posibilitado la inyección de capitales frescos a la economía y por tanto, beneficios para los inversionistas nacionales y foráneos, pero también una mayor posibilidad en la multiplicación de empleos y el aumento de la competitividad en algunos renglones donde se ha producido la inversión.

A ello deben sumarse, además, los proyectos y programas económicos del gobierno con alianzas como Petrocaribe, el ALBA y otros, que de alguna manera, en sus sentidos colaborativos, influyen también en la estabilidad económica del país y en su proyección de crecimiento.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe revisó a la baja la proyección del crecimiento de la actividad económica de la región para el 2015 de 0,5% a -0,3%, y estima que para el 2016 el crecimiento será cercano a 0,7%.

Entre los principales factores detrás de la baja de crecimiento están la debilidad de la demanda interna, un entorno global caracterizado por el bajo crecimiento del mundo desarrollado, una importante desaceleración en las economías emergentes, en particular China, el fortalecimiento del dólar y una creciente volatilidad en los mercados financieros, y una importante caída de los precios de los bienes primarios, señaló la CEPAL.

Por ahí andan las proyecciones del organismo regional de la ONU. Para Nicaragua es una señal alentadora que los pronósticos la ubiquen en tal situación favorable, otro impulso más a las políticas emprendidas por el gobierno sandinista en pos de una nación más próspera, en el camino hacia la eliminación de la pobreza y el desarrollo de un mejor país para todos, bajo el principio de seguir siendo Cristianos, Socialistas y solidarios.

Actualización de Proyecciones de América Latina y el Caribe PIB

también te puede interesar