Opinión

Apropiarse de la experiencia

Los simulacros para enfrentar desastres naturales son acciones que ya dejan los primeros dividendos

Simulacro Nacional
¡[email protected] [email protected] para el Simulacro Nacional! |

Nivaldo Cantero Sardiñas |

En los últimos días, en sus intervenciones en los medios del Poder Ciudadano, la compañera Rosario ha insistido en los resultados de los simulacros realizados en todo el país para enfrentar los desastres naturales, específicamente los destinados a preparar a la población ante la ocurrencia de sismos, que se hacen cada día más frecuentes en diversos puntos de la geografía nicaragüense.

Como tierra de lagos y volcanes, nuestro país está expuesto constantemente a los peligros que emanan de los movimientos sísmicos y de las erupciones de los colosos en activo en varias zonas del territorio nacional.

Ha sido una constante, desde la llegada al poder en el 2007 del Gobierno Sandinista, la búsqueda de espacios para la preparación de la ciudadanía ante la posibilidad de que un evento de tal magnitud sorprenda al país, y es por ello que ha sido muy grande la exhortación a que la preparación para enfrentar una contingencia tiene que hacerse desde ahora y de manera consciente.

Las autoridades han estado insistiendo en la necesidad de prepararnos, de probar todas las variables de respuesta posibles si nos despertáramos por un temblor de tierra o por la erupción de un volcán, sobre todo en algunas de las comunidades más propensas a sentir los efectos devastadores de fenómenos como esos.

Las prácticas y ejercicios, de manera general, han tenido saldos positivos y como la propia Rosario ha dicho, cada acción realizada contribuye a prepararnos mejor y a evitar la pérdida de recursos humanos y materiales si nos llegara a afectar alguno de estos eventos.

Pero creo además, que la práctica de simulacros para enfrentar sismos o posibles erupciones de los volcanes, también ayuda a crear en la sociedad, la percepción de riesgo que necesita para aprender y aprehender los comportamientos a tener en cuenta ante situaciones límites.

Ciertamente, en varias épocas del año, somos afectados también por grandes precipitaciones, que en no pocas ocasiones causan daños y pérdidas de vidas de humanas, que pudieran haberse evitado si las personas involucradas en esos acontecimientos tuvieran una mejor preparación para enfrentar contingencias de ese tipo.

Por ello, las autoridades también realizan valoraciones críticas de los simulacros, señalan las debilidades aun presentes en las prácticas, buscan soluciones para las situaciones nuevas que aparecen y dedican un tiempo extraordinario a la preparación del personal especializado en dar respuesta a esas contingencias y también a los ciudadanos y ciudadanos participantes en los ejercicios.

En los últimos días ocurrió la erupción en el volcán Telica y por otro lado se ha recrudecido la actividad sísmica en El Sauce, dos señales adicionales para conocer que la amenaza está latente y que las posibilidades para un evento que pueda afectar a muchos nicaragüenses son reales.

Entonces, es ideal continuar, de acuerdo con los programas previstos por las autoridades, los simulacros para enfrentar desastres y saber que apropiarse de la experiencia anterior es clave para responder, de una manera más segura, a los retos futuros.

también te puede interesar