Opinión

35/19: Para que todos vivamos bien, sanos y bonitos (Primera parte)

Desde 2007 el Gobierno Sandinista prioriza el acceso universal, gratuito y de calidad a los servicios de salud

Atención médica
|

Elena Flores |

María aún no ha nacido y ya desde el vientre puede sentir no solo el afecto de sus padres, sino también la preocupación de este Gobierno que vela por su sano desarrollo.

Pero no es solo el caso de María, también es el de Juan, de 78 años de edad, o el de Zoila, quien por su discapacidad no deja de recibir una atención integral.

Así de altruista es el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, que se ha asegurado de que todos tengamos acceso gratuito y de calidad a la salud, derecho negado durante los ejecutivos neoliberales.

Desde que el Gobierno del Comandante Presidente Daniel Ortega asumió el poder en 2007 la salud tiene una alta prioridad en las estrategias, políticas, objetivos y metas en el Plan Nacional de Desarrollo Humano, con una orientación clara y decidida para la reducción de la pobreza.

Con este objetivo se impulsa el Modelo de Salud Familiar y Comunitaria, que ha permitido que, por primera vez, se atiendan a las familias en sus viviendas.

Además, enfatiza el tema de la promoción y prevención, trascendiendo la atención individual, familiar y comunitaria sin descuidar el medio ambiente.

Estadísticas oficiales de 2013 confirman los éxitos y avances de este modelo.

Por ejemplo, a nivel nacional se realizaron más de 26 millones 600 mil consultas entre el sector público y privado, en tanto se practicaron 343 mil 648 cirugías.

En cuanto a las recetas médicas, se despacharon en las unidades del Ministerio de Salud (Minsa) 42 millones 787 mil 441, cifra que representa un 12 por ciento más que en 2012 y un 292 por ciento más que en 2006.

Otro aspecto en que la nación dio pasos muy positivos fue en los exámenes especializados y de alta complejidad (resonancias magnéticas computarizadas y tomografía axial), pues se realizaron más de 27 millones 830 y mil y 38 mil 533, respectivamente.

En el contexto de la atención priorizada a las personas con discapacidad el Programa Todos con Voz brindó atención domiciliar a 235 mil 231 pobladores.

Como parte de la Operación Milagro se realizaron 19 mil 977 cirugías oftalmológicas, priorizando a los que tienen mayores dificultades de acceso.

Asimismo, a través del Programa AMOR para los Más Chiquitos se visitaron 100 mil 256 familias para la atención de niños y niñas.

En 2013, el país también avanzó en la vacunación gratuita a la población infantil, especialmente contra rotavirus y neumococo, evitando las cíclicas epidemias por diarrea y pulmonía.

El Modelo de Salud Familiar y Comunitario priorizó la atención a las embarazadas, a quienes se les brinda cuidados especializada para prever cualquier riesgo.

Una de las medidas que ha contribuido a la disminución de las muertes materna e infantil en más del 30 y 40 por ciento, respectivamente, es la creación de las casas maternas en zonas rurales, fundamentalmente en aquellas regiones alejadas de los hospitales.

El año pasado las autoridades continuaron con su estrategia para afrontar de forma sostenible la presencia del VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) y facilitaron el tratamiento médico a quienes lo requirieron.

La Comisión Nicaragüense del Sida informó que alrededor de 9 mil pobladores en nuestro país son portadores de la enfermedad, de los cuales 2 mil 500 están en tratamiento antirretroviral.

En estos días de celebración y reflexión por todo lo que hemos alcanzado, es importante recalcar que el Modelo de Salud Familiar y Comunitario ha contribuido a garantizar el acceso a los servicios de salud y reducir las brechas de atención a los grupos más excluidos socialmente.

también te puede interesar