Opinión

Capitanes de Abril

A 40 años de la Revolución de los Claveles, el pueblo portugués lucha contra las medidas neoliberales impuestas por la troika europea

La Revolución de los Claveles
La Revolución de los Claveles | Wiki

Redacción Central |

En la madrugada del 25 de abril de 1974 en la emisora Radio Renascença se escuchó inesperadamente la canción Grándola, Vila Morena del autor José Afonso, una canción censurada por sus alegorías al comunismo. Su letra es un llamado a la fraternidad entre los campesinos.

Esa canción fue la señal esperada por los capitanes integrantes del Movimiento de las Fuerzas Armadas para iniciar el levantamiento contra la dictadura salazarista. Aquellos militares estaban agotados por el terrible desgaste de las guerras coloniales en Mozambique, Guinea-Bissau y Angola.

En pocas horas la dictadura más antigua de Europa se derrumbaba, el Estado Novo agonizaba ante un pueblo que pedía libertad, los versos de la canción Grándola se hacía realidad, “el pueblo es el que más ordena”.

Aquel año de 1974 la primavera floreció en los cañones de los fusiles de los soldados, los claveles fueron las balas en una revolución pacífica que hermanó al pueblo con sus soldados.

Por un momento renació la “amenaza comunista” que se pensaba derrotada tras el golpe de Estado contra la Unidad Popular de Salvador Allende. La Revolución libera a los presos políticos, cesa la guerra colonial, se nacionalizan los sectores estratégicos de la economía nacional.

Luego, los comunistas y los militares revolucionarios poco a poco fueron perdiendo protagonismo, los sectores más reaccionarios fueron recuperando el poder, desmovilizando el proceso revolucionario. En 1975 tras la convocatoria de elecciones constituyentes se dio paso a la socialdemocracia, en 1982 el presidente Mario Soares cambia los aspectos más progresistas de la Constitución.

A 40 años de la Revolución de los Claveles, las medidas neoliberales decretadas por la troika sumen a Portugal en una profunda crisis económica que ha significado el aumento del desempleo, recortes en los programas sociales y llevan al país a convertirse en un estado fallido. Hoy más que nunca son necesarios los versos de Grándola, Vila Morena.

también te puede interesar

Pueblo unido en Amor a Nicaragua

El recorrido protagonizado por miles de ciudadanos es una demostración de que prevalece la unidad, solidaridad y hermandad entre los nicaragüenses