Opinión

Reporteros sin Fronteras y su nuevo complot anticubano

Esa organización carece hoy de credibilidad

Reporteros sin fronteras
Reporteros sin fronteras |

Percy Francisco Alvarado Godoy |

Aristóteles no tuvo reparos en lanzar una frase lapidaria que luego serviría, sin lugar a dudas y al cabo del tiempo, para enmarcar a la auto titulada ONG francesa Reporteros Sin Fronteras (RSF): “El castigo del embustero es no ser creído, aun cuando diga la verdad” (apunto yo: alguna rara vez).

Reporteros Sin Fronteras (RSF), vinculada y financiada por el Departamento de Estado norteamericano, así como otras partidas secretas de tapaderas de la CIA, carece hoy de credibilidad por todo el mundo, al extremo que llegó a ser bochornosamente excluida de la lista de Organizaciones No Gubernamentales asociadas a la UNESCO. Desde 2008, RSF ha sido desconocida por la UNESCO, en varios momentos, por su falta de ética. ¿La causa? El haberse trasformado en instrumento de guerra ideológica contra naciones progresistas, así como ser sujeto activo de planes desestabilizadores contra esos países.

Los vínculos de RSF con servicios de inteligencia foráneos, destapados a la opinión pública mundial en varias ocasiones, así como su sumisión a los designios de manipulación mediática de Estados Unidos tuvieron que ser aceptados por Olivier Basille –sustituto del antiguo director general de Reporteros sin Fronteras y su fundador, Robert Ménard-, cuando admitió que su antecesor estableció relaciones cuestionables con el Center for a Free Cuba, vinculada a la CIA y a la USAID a través de Frank Calzon.

Aunque se quiso enmascarar que el Center for a Free Cuba era un engendro de la contrarrevolución anticubana en el exterior, lo cierto es que fue creada en los laboratorios de guerra sicológica de la CIA y manipulada por la USAID para fabricar y mantener focos subversivos dentro de Cuba, así como mantener una arremetida ideológica contra la Revolución.

Sin embargo, RSF ha mantenido sin recato su papel de peón del imperio, manteniéndose como herramienta de guerra sucia contra nuestra patria. Lo demuestran sus estrechas alianzas con entes patrocinadores de la subversión como la NED, el IRI y otros. Prueba de mala fe es su actual intención de viciar la visita que realizará mañana a Cuba el canciller francés, Laurent Fabius. Se conoció que RSF envió una carta abierta al alto diplomático para que se posicione a favor del manipulado juicio de la falta de libertad de expresión en la Isla.

RSF parece desconocer que esta importante visita a Cuba, la cual no realiza un canciller galo desde 1983, tiene una agenda totalmente diferente a la que pretenden imponerle. El acercamiento entre Francia, la Unión Europea y Cuba responde a otras razones políticas y basadas en el respeto mutuo y la no injerencia en los asuntos internos entre ambas naciones. El descarado intento de viciarlas es parte de los planes desestabilizadores de la USAID y de los servicios de inteligencia enemigos.

El propio gobierno francés reconoció que su propósito es propiciar un acercamiento a Cuba para fortalecer las relaciones bilaterales, sobre la base de un contexto político favorable, logrado tras el anuncio de las próximas negociaciones entre nuestra patria y la Unión Europea.

Las viejas prácticas manipuladoras de RSF no asustan a nadie, ni los políticos serios aceptarán como verdades sus retorcidos infundios. La carencia de ética, sus oscuros compromisos y su detestable y conocido papel como instrumento de guerra subversiva y peón desestabilizador, no entorpecerán en un ápice el diálogo franco y respetuoso entre el señor Laurent Fabius y las autoridades cubanas.

Cuba, como siempre, acepta a quien llega con buena fe y respeta nuestros principios. ¡Bienvenido, señor Fabius!

también te puede interesar