Opinión

El Salvador de la Democracia

El candidato del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional, FMLN, Salvador Sánchez Cerén acude a las elecciones este domingo y el pueblo decidirá, mediante los votos, si respalda o no su propuesta

Salvador
Salvador Sánchez Cerén |

Edwin Sanchez |

Este domingo, el candidato del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional, FMLN, Salvador Sánchez Cerén, acude a las elecciones. El pueblo decidirá, mediante los votos, si respalda o no su propuesta. Solo este hecho en sí, como en los anteriores sufragios, le da una elevada estatura democrática a la Izquierda de nuestro hermano país.

Igual que el FSLN en Nicaragua o el PSUV en Venezuela, los ofrecimientos pasan por el tamiz de las expectativas ciudadanas, y cada paso cuenta con el aval de la inmensa mayoría a través de los comicios.

Sánchez Cerén es un demócrata. No puede ser acusado de autoritario si ya aceptó, como candidato vicepresidencial, al árbitro ciudadano, sin embargo, los sucios intereses de cierta derecha, al no lograr impedir que el pueblo se decante por un candidato al que sienten tan cercano a ellos como el maestro rural que tantos días fue, tratan de reciclar las “aventuras” de Reagan en Centroamérica. 

Carlos Alberto Montaner, fiel devoto del cowboy que redujo la Casa Blanca a “saloon” del Salvaje Oeste, recicla sus frustradas profecías que lanzó contra Mauricio Funes en 2008. El escritor “veía” en su empañada bola de cristal, que el FMLN instauraría el “populismo autoritario”.

El Salvador, no obstante, mantiene buenas relaciones con los Estados Unidos, su moneda es el dólar y no el viejo rublo soviético; los empresarios y trabajadores desempeñan su labor, en vez de exportar su “terrible ideología comunista”, “invaden” la región con el “populismo” de sus churritos, nachos, fajitas, jalapeños…, en tanto los partidos siguen haciendo política. Que haya Arena sin mar de pueblo no es culpa del FMLN.

La misma paila

Por eso la ultraderecha no construye y, al tratar de destruir al otro, adelanta su fracaso en las urnas. Como si el tiempo se hubiera detenido, seis años después de aquella “advertencia profética”, Montaner vuelve con la misma paila a servir la mil veces refrita y nada heroica Guerra Fría, con todo lo malo que es el aceite recalentado para la digestión y los buenos pensamientos:

“Para lograr el reino de la justicia marxista, Sánchez Cerén, aunque le tome cierto tiempo, tendrá que recurrir a la violencia y a la dictadura del proletariado”. ¡Oye vos! ¡Qué bato le hará caso a este bayunco!

Una de las matrices en toda la campaña de la derecha antidemocrática fue echarle en cara su grado de Comandante Histórico de la guerrilla salvadoreña. Contrario a los renegados que después de disfrutarla, arrancaron la Revolución de sus vidas, Sánchez Cerén asumió su responsabilidad en la lucha revolucionaria. Al cierre de la jornada, sumó a su biografía de hierro un consistente ascenso en el sentimiento nacional, demostrado en las últimas encuestas: un 14% de respaldo popular por encima del candidato arenero.

Garante de la democracia

En el Siglo XXI, la izquierda también es garante del Estado de Derecho devenido del soberano, y del manejo responsable de su economía en Nuestra América.

Ejemplos. A pesar de las cataratas de tinta y video intentando implantar un escenario sombrío, la realidad nicaragüense es tan inocultable que el empresario Alfredo Artiles estrenó la presidencia de la Cámara de Comercio Americana, Amcham, al dibujar este brillante panorama: “Nicaragua es un país que tiene cualquier cantidad de oportunidades, porque aquí hay belleza para invertir en la parte turística, tenemos todos los recursos naturales para invertir en energía, hay cualquier cantidad de tierras para invertir en agricultura” (El Nuevo Diario).

Conducida por el presidente Daniel Ortega y la escritora Rosario Murillo, Nicaragua le da gracias a Dios “por permitirnos vivir en paz. Avanzar hacia nuevas y mejoradas rutas de prosperidad. Construyendo una nación de familia y comunidad, donde todos los días se procura el bien común de todos”.

A pesar de la vileza de ciertos medios contra Evo Morales, el Fondo Monetario Internacional destacó que Bolivia viene de registrar un crecimiento de 6.7 % en 2013, “la mayor tasa de crecimiento de los últimos 30 años, apuntalada por fuertes exportaciones de hidrocarburos, el consumo privado y políticas macroeconómicas acomodaticias”. (La Prensa Gráfica, El Salvador.)

Venezuela estaría mejor si no es por lo sabotajes, la guerra económica y la reedición a fuego lento del Golpe de Estado de 2002, por unos radicales de derecha que no dejan gobernar ni quieren aceptar lo más elemental de una democracia: reconocer la decisión de la mayoría, ratificada no una sino 18 veces en fila, durante 19 elecciones y referendos.

La ultraderecha se ha convertido en el enemigo público número uno de la Democracia, sino véanlo también en los grupitos en El Salvador, donde pretendieron crear desórdenes y difundir por las redes sociales, para no quedarse atrás, calculados “enfrentamientos” entre policías y “manifestantes”.

De algo deben estar claros los verdaderos demócratas, no importa el signo político: la Izquierda puede llevar de candidato a un ángel bajado del cielo, presentar el plan de gobierno de la Oración Simple de San Francisco de Asís y ganar de calle en las urnas, pero los líderes de la derecha totalitaria saldrán con uno de esos colosales disparates que revelan de cuerpo entero porqué Latinoamérica, en sus manos, rinde culto al subdesarrollo y la desintegración: que ellos son “el paraíso”, el resto “el infierno” y para variar… “nos robaron las elecciones”.

también te puede interesar

Compañera Vicepresidenta Rosario Murillo

Año 2018 UNIDOS EN VICTORIAS

La Prioridad de este Año, es, precisamente, el fortalecimiento de la Unidad Sandinista, y de la Unidad Nacional, para continuar librando todas las...