Opinión

Combates en las calles de Malula

Una de las mayores sorpresas que depara el Oriente Medio para el occidental que lo visita es el encuentro con los restos de numerosas civilizaciones pasadas, tan conocidas algunas como la griega antigua o la romana, como de otras muchas de las que se tiene poca o ninguna noticia.

Malula - Siria
Malula, el último rincón cristiano que habla y reza en arameo | abc.es

Redacción Central |

Una de las mayores sorpresas que depara el Oriente Medio para el occidental que lo visita es el encuentro con los restos de numerosas civilizaciones pasadas, tan conocidas algunas como la griega antigua o la romana, como de otras muchas de las que se tiene poca o ninguna noticia.

Por Joaquín R. Hernández

Siria, al igual que Jordania o el Líbano, por su cercanía a Palestina, donde se desarrollaron casi todos los hechos que se relatan en el Nuevo Testamento, muestra huellas insólitas de la época de la primera cristiandad. En su territorio, como en el de los países mencionados, las primeras agrupaciones cristianas encontraron refugio de las persecuciones a que fueron sometidas.

La sorpresa puede ser mayor cuando se llega al poblado de Malula, en el sudoeste de Siria, y se conoce que allí, entre los cristianos que la habitan, aún se habla el arameo. El arameo no fue solamente la lengua que hablaba Cristo, sino un idioma extendido a toda la región, una suerte de lengua franca ampliamente utilizada durante siglos en Siria, Palestina y Mesopotamia. El arameo se habla además en otros dos villorrios cercanos por unas 20 mil personas.

Los cristianos sirios tuvieron siempre la atención del gobierno central. El partido Baath, aunque su membresía mayor es musulmana, es por definición un partido laico que mantuvo buenas relaciones con la población cristiana, algunos de cuyos miembros también militan en sus filas. Hace pocos años, el presidente Bashar el Assad creó un programa para preservar la lengua local a través de las escuelas existentes en estas poblaciones.

Malula fue por lo tanto no solamente un polo de atracción turística, con algunos buenos hoteles y muchas otras cosas que mostrar, sino todo un símbolo de la posibilidad de la coexistencia entre distintas confesiones. Durante 1 300 años, en ella y en la región, cristianos y musulmanes vivieron en paz.

Esta semana sus habitantes dieron refugio a personas que huían de acciones bélicas cercanas. No sabían que estos refugiados traicionarían su hospitalidad y actuarían como quinta columna de los insurgentes de variada filiación que combaten al gobierno central sirio.

La pacífica población, que había permanecido en paz a lo largo de los dos años que dura ya el conflicto, se estremeció con el estallido de un coche bomba lanzado contra un punto de control. Los soldados murieron y un grupo de insurgentes vinculados a Al Qaida penetró violentamente en las calles de Malula en veinte camionetas artilladas con ametralladoras de gran calibre.

El blog Syria Comment, con información directa del terreno, indica que en la operación tomaron parte diversos grupos: Jabhat al-Nusra (el más conocido, de filiación fundamentalista, autor de numerosos hechos terroristas), Ahrar al-Sham, las Brigadas Baba Amr y otros comandos.

Los invasores se apoderaron de la única mezquita de la población y desde allí proclamaron su victoria. Aunque anunciaron que no atacarían las antiguas iglesias y monasterios, el primer obús de mortero que lanzaron cayó justamente sobre una iglesia. Otros objetivos históricos sufrirían luego las consecuencias de los combates.

Algunas informaciones afirman que los rebeldes entraron violentamente en casas cristianas y en iglesias, y quemaron crucifijos e iconos. Otro reporte indica que quince monjas del monasterio Mar Taqla debieron refugiarse –como los cristianos primitivos perseguidos- en cuevas de las montañas que rodean a Malula.

Syria Comment, a través de fuentes propias en el terreno, informa que el Centro de Educación de Lengua Aramea de Malula fue atacado por los rebeldes y saqueado.

Para al-Nusra se trata, según han afirmado, de una campaña que tiene como justificación tomar venganza por el supuesto ataque con armas químicas que se atribuye por Estados Unidos a fuerzas del gobierno sirio.

Pero al-Nusra y otras organizaciones terroristas similares no han necesitado hasta hoy de ninguna justificación para explicar su vandalismo a lo largo del ya prolongado conflicto. Al-Nusra y otras agrupaciones similares, a partir de una interpretación extrema del Islam e integradas por combatientes extranjeros de numerosos países, han traído a Siria la pesadilla del terrorismo: el mismo que tanto preocupa a Estados Unidos.

Muchos tesoros históricos han sido dañados a lo largo de estos últimos meses, como las edificaciones romanas de la ciudad de Palmira y más recientemente el Castillo de los Caballeros, un importante vestigio de la estancia de los cruzados en la región.

Es la misma historia de Iraq, cuyos museos y sitios históricos, que como los de Siria forman parte del patrimonio cultural de la humanidad, fueron destruidos y saqueados. La cultura universal es así una de las grandes víctimas de las agresiones desarrolladas o patrocinadas por las fuerzas de la reacción internacional.

Pero lo peor es que Malula no tiene ninguna significación estratégica. Los rebeldes, al tomar la pequeña población, no solamente no fueron más fuertes, sino que conquistaron el repudio de los habitantes cristianos y musulmanes. Militarmente fue una victoria estúpida, contra un sitio sin grandes fuerzas defensoras.

Las fuerzas gubernamentales han enfrentado a los insurgentes en duros combates, para devolver la tranquilidad a los habitantes del pequeño poblado. Aún con las cicatrices de estos crueles acontecimientos, los cristianos y los musulmanes de Malula podrán, luego de esta pesadilla, continuar siendo un ejemplo de paz y coexistencia entre confesiones.

también te puede interesar