Opinión

El sueño inconcluso del doctor King: las cifras

A medio siglo del famoso discurso del doctor Martin Luther King Jr.

Martin Luther King Jr.
Acaba de conmemorarse medio siglo del famoso discurso del doctor Martin Luther King, cuyo estribillo se convirtió en un motivo de esperanza y de lucha para la discriminada población negra de Estados Unidos. | Internet

Redacción Central |

A medio siglo del famoso discurso del doctor Martin Luther King Jr.

Joaquín R. Hernández

Acaba de conmemorarse medio siglo del famoso discurso del doctor Martin Luther King, cuyo estribillo se convirtió en un motivo de esperanza y de lucha para la discriminada población negra de Estados Unidos.

En Washington, ante una amplia multitud, dos expresidentes  –Jimmy Carter y William Clinton–  y el presidente Barack Obama, rindieron tributo al legendario luchador por los derechos civiles.

Allí se reconocieron  avances que en la sociedad estadounidense se han operado en la materialización de las reivindicaciones que para la raza negra propuso King.

El homenaje del presidente se extendió a quienes protagonizaron la marcha histórica junto al luchador, y habló de los cambios que desde entonces han favorecido la mayor presencia de la raza afroamericana en las instancias de poder del país:

“Porque ellos marcharon, los consejos municipales han cambiado, los poderes
legislativos en los Estados cambiaron, el Congreso cambió y, sí, en un momento
hasta la Casa Blanca cambió”, dijo el presidente.

 “Pero aún hay muchas cosas que hacer y decir para hacer que éste sea un lugar mejor”, comentó, según los despachos cablegráficos, Edith Lee-Payne, una de las participantes en la marcha histórica, cuando aún era una niña.

Ciertamente, Estados Unidos tiene un presidente negro, muchos afroamericanos han alcanzado grados escolares avanzados, y han logrado ocupar un número mayor de actividades profesionales y de dirección que no estaban a su alcance en 1963.

Pero a pesar de haberse avanzado en la lucha por la integración, y de las imágenes que suele trasladarnos Hollywood de negros dirigiendo blancos en estaciones de policía u hospitales, han sido básicamente los sectores de la población negra  económicamente más favorecidos los que han recibido los beneficios de la lucha de Martin Luther King .

Un estudio del servicio de noticias de Bloomberg, propiedad del multimillonario del mismo nombre, revela estadísticas que nos trasladan a una realidad mucho más dura que la que refirió el presidente de Estados Unidos:

–    Desde el final de la recesión en junio del 2009, el ingreso medio de los afroamericanos ha caído en un 10,9 por ciento, comparado con un 3,6 de la población blanca.

–    El índice de pobreza de los afroamericanos es aún mayor en una razón de cuatro a uno, es decir, tres veces peor que para los blancos.

–    En 1966, la fecha más cercana al histórico discurso en que se hizo un censo, 42 por ciento de los negros vivían en la pobreza, en comparación con 11 por ciento de blancos. En 2011, esa cifra retrocedió, pero todavía a un 28 por ciento, frente a menos de un diez por ciento de blancos.

–    A pesar de  que los 44,5 millones de negros representan el 14,2 por ciento de la población, solamente tienen un 8,9 por ciento de graduados universitarios y un 8,2 de ocupaciones profesionales.

–    En  2011, los negros resultaron alrededor de la mitad de las víctimas de homicidio y conforman el 38 por ciento de la población penal del país (no olvidemos a la población latina, también numerosa), según información del FBI y del Buró de Estadísticas de Justicia.  El 42 por ciento de los mendigos sin vivienda –homeless—son negros, según un estudio de la Conferencia de Alcaldes.

–    Cinco décadas después del discurso en que King hablara de las “grandes reservas de oportunidad de esta nación”, el ingreso medio de las familias negras es un 40 por ciento menor que el de los blancos.

–    Aunque el desempleo entre los negros ha mejorado en el segundo mandato de Obama, no es mayor que hace veinte años.  El desempleo entre los afroamericanos es de un 12,6 por ciento, más o menos el mismo que en Julio de 1993 y casi dos veces mayor que el de los blancos.

–    La expectativa de vida de los negros en el 2010 fue de 75 años, según el prestigioso Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, es decir, cuatro años menos que para los blancos (aunque en 1990 era de solo 69).

Las estadísticas de Bloomberg, a la que acompañan otras que revelan algunos progresos, nos ofrecen un cuadro que no es el que, de un solo trazo, describió Obama en su discurso. Los logros alcanzados son, sobre todo, los logros de los negros que, como Obama, han logrado ingresar –no integrarse;  aún ahí se les mira por encima del hombro–  en las filas de la gran burguesía de Estados Unidos.
Para los negros sencillos, que son los más, como para la mayoría de los emigrados hispanos que, como ellos, deben abrirse paso en un presente de, sí, discriminación, el sueño del doctor King es todavía un sueño incumplido.  Y los sueños, como sabemos, sueños son.

también te puede interesar