Opinión

Medios de comunicación: Las patrañas de los tabloides no son un mito

La UE ¿impone la curvatura de los pepinos, prohíbe a las peluqueras llevar tacones e incluso va a financiar una película porno? Estos mitos son tan innumerables como falsos y a menudo tienen el mismo origen: los tabloides británicos. Extractos Lenka Petrasova Mlada Fronta, Praga ¿Se acuerdan de esa época en la que los buñuelos […]

Redacción Central |

La UE ¿impone la curvatura de los pepinos, prohíbe a las peluqueras llevar tacones e incluso va a financiar una película porno? Estos mitos son tan innumerables como falsos y a menudo tienen el mismo origen: los tabloides británicos. Extractos

Lenka Petrasova

Mlada Fronta, Praga

¿Se acuerdan de esa época en la que los buñuelos desaparecieron de los puestos del mercado y se sustituyeron por unos envoltorios arrugados y chorreantes, en los que se encontraba una cosa que, sólo unos días antes, podrían haber sido buñuelos frescos, sin envoltorios de plástico? Al parecer, la Unión Europea lo había impuesto así, como explicaban entonces los comerciantes. Pero era falso. Se trataba de un mito.

A título personal, mi euromito preferido es el de la historia de la financiación de la película del rey del porno, Robert Rosenberg. Porque en él se entiende claramente el efecto “bola de nieve”: una noticia se va añadiendo a otra y se obtiene como resultado: “¡Una nueva estupidez de la Unión Europea!”. Cuando en este dato sólo hay un 10 % de verdad. APavel Poc, un eurodiputado socialdemócrata, le interesa cómo surgen los mitos acerca de las decisiones de la UE. Los colecciona. Los desmonta, extrae los tornillos y busca las tuercas idóneas para explicar toda la historia.

Su colecciónincluye auténticos tesoros. Por ejemplo, se encuentra el mito de que la UE regula el tamaño de los preservativos. Cuando se propuso entender cómo surgían estos euromitos, descubrió que la mayoría de las veces procedían de los medios de comunicación británicos.

La UE financia el porno

“Normalmente”, describe Pavel Poc, “lo que ocurre es lo siguiente: un tabloide británico consigue una noticia sobre una nueva directiva europea o de actualidad bruselense. Le coloca un título explosivo, que luego lo retoman los periodistas en el extranjero. [….] Sin duda en parte por una traducción imprecisa, estos periodistas complementan el título con comentarios de los responsables políticos locales, a los que les gusta culpar a la Unión Europea de todo lo que puedan y más. Y así surge el euromito”.

“¡Increíble! Mientras que los hospitales y los centros educativos luchan por lograr unos céntimos de la UE para comprar equipos básicos, el actor de películas pornográficas jubilado, Robert Rosenberg, ha obtenido financiación para el rodaje de un documental sobre su vida”,escribía un tabloide checoel pasado mes de septiembre. El sitio webParlamentní listy echó más leña al fuegoal preguntar a los políticos checos su opinión sobre esta noticia escandalosa. ¿Y qué respondieron? A muchos de ellos no les sorprendió y apuntaron que la Unión Europea es de todos modos un inmenso burdel.

¿Realmente es así? A través de su programa Media, la UE apoya al cine. Pero el único vínculo entre el antiguo actor porno y la UE es que sus películas siguen vendiéndose en su territorio. También puede ser que por entonces se estaba preparando una película documental en Eslovaquia sobre Rosenberg, la vida del rey del porno jubilado… Es cierto que la directora del documental se inscribió en dos talleres europeos. Pero se rechazó su participación en el primero y ella, por propia iniciativa, retiró su documental de la proyección prevista en el segundo. Y eso es todo.

Las peluqueras ya no podrán llevar tacones

Otra noticia sagrada. En abril de 2012, se publicó una noticia en los sitios web checos: los funcionarios de Bruselas iban a preparar una nueva directiva que limitaría la libertad de las peluqueras. Al parecer, por motivos de seguridad, ya no podrían llevar tacones. En realidad, no se estaba preparando ninguna directiva. “Sólo se estaba celebrando un encuentro de las asociaciones patronales de peluqueros en Bruselas. En él se reunieron los empresarios y los sindicatos. Las dos partes habían llegado un acuerdo para mejorar las condiciones de trabajo de los peluqueros y las peluqueras.

“Los tabloides británicos se adueñaron de esta noticia yla inflaron copiosamente. Y así es como llegó la noticia a República Checa”, comenta Pavel Poc, que después recibió un correo electrónico de una asociación checa de peluqueras en el que le pedían que pusiera fin a esta situación absurda. Precisamente, esta asociación formaba parte de las organizaciones signatarias del acuerdo. Pero ni ellas mismas reconocían la información que, procedente de Bruselas, había pasado por Londres antes de llegar a Praga.

Pepinos y plátanos con una curvatura excesiva

A partir de ahora, el ángulo de curvatura de los pepinos autorizados para la venta no deberá ser superior a 20 grados. Esto es asípara que al consumidor le resulte más fácilcalcular qué cantidad contiene cada paquete. Y también para poder meter más pepinos en el interior. Bajo la presión de los horticultores, se han armonizado una serie de normas nacionales dispares. Ahora, los pepinos y los plátanos más rectos se clasificarán en una categoría distinta de los más curvados. Unas normas parecidas imponen, por ejemplo, unos contenidos máximos de metales pesados en los alimentos. De hecho, los Estados ya regulaban antes todo esto con sus propias normas nacionales. Lo único que han hecho últimamente es armonizarlas.

Y entonces ¿qué pasó con los buñuelos envasados? Falsa alarma. La Unión Europea únicamente decretó que el consumidor debía poder comprar los buñuelos envasados junto a los frescos, en caso de que quisiera protegerse del riesgo de que el pastel lo hubieran tocado unas manos extrañas. Nada más. Cuando se descubrió la verdad, los vendedores de buñuelos los volvieron a sacar de los envoltorios.

(Visited 4 times, 1 visits today)

también te puede interesar