Opinión

La agricultura está en el aire

La veterana radio todavía tiene mucho que hacer

Redacción Central |

Naimul Haq

IPS

El sol empieza a ocultarse y varios agricultores se congregan en torno a una pequeña radio portátil en el jardín de la Escuela Secundaria Nachol Pilot, en el noroccidental distrito bangladesí de Chapainawabganj, a unos 300 kilómetros de la capital, Dhaka.

Las voces de Kauser Ali y Dhiren Karmakaur, dos cultivadores de Nachol sentados en un estudio a unos 15 kilómetros de esa multitud de ansiosos escuchas, llegan con claridad cuando dan la bienvenida a “Krishi O Jibon” (Agricultura y vida), su programa diario en Radio Mahananda.

El presentador empieza pasando una canción popular conocida como gambhira, una variedad de música folclórica interpretada en el dialecto nativo por artistas locales, antes de iniciar un debate sobre un problema común en esta comunidad de alrededor de 5.000 agricultores: los ataques de la peste contra los maizales.

“El sentimiento aquí es absolutamente eléctrico”, dice el conductor, Selim Kabir, un agricultor local que usa este programa para promover la producción en Chapainawabganj.

“La gambhira ilumina sobre varios aspectos de la agricultura, así que elegimos usarla a lo largo de nuestro programa, que transmite mensajes importantes y realiza debates en vivo sobre las mejores prácticas para solucionar problemas relativos a la agricultura”, dice Kabir a IPS.

Radio Mahananda, creada en abril de 2012, se ha convertido en una herramienta indispensable para la comunicación en una región casi totalmente dependiente de la agricultura y donde el analfabetismo es de incluso 50 por ciento.

El largo brazo del desarrollo todavía no llegó a esta parte de Bangladesh, ubicada a cientos de millas de los pujantes centros industriales del país y donde hay poca infraestructura y pocos planes de construirla.

Chapainawabganj se extiende parcialmente dentro de la árida región de Barind, de 7.780 kilómetros cuadrados, en el noroccidente del país. Aquí, la meteorología extrema que acarreó el cambio climático ha vuelto todo un desafío dedicarse a la producción agrícola.

Con una densidad de población excepcionalmente alta, Barind también se ve obligada a afrontar severas sequías en los meses de verano, lluvias inadecuadas durante la temporada monzónica, excesiva retirada y agotamiento de aguas subterráneas, pérdida gradual de la humedad de los suelos y deforestación progresiva.

En un intento por confrontar estos desafíos, el gobierno creó el Servicio de Información Agrícola (AIS), que derivó en la instalación de unos 1.000 clubes de cultivadores –cada uno de entre 30 y 50 miembros- en los 64 distritos, para facilitar intercambios regulares de información sobre cómo impulsar la producción y adaptarlas prácticas tradicionales y los ciclos de siembra a un clima cambiante.

Ahora, con la ayuda de Radio Mahananda, la iniciativa del gobierno tiene un impacto aún mayor.

La emisora comunitaria rural cubre un radio de 17 kilómetros y ayuda a los agricultores a compartir sus propias investigaciones sobre cultivos con los escuchas, e incluso invita a otros colegas a participar en el estudio en debates sobre desarrollo de capacidad, cultivo de variedades mejoradas de semillas, promoción del uso de fertilizantes orgánicos, menor uso de agua para irrigación y potenciación de los rendimientos.

Ahmed Moin, productor del programa Krishi O Jibon, de 30 minutos, dijo a IPS: “Alrededor de 60 por ciento de nuestros programas se centran en desarrollar la agricultura. Usamos los beneficios de la transmisión radial para crear conciencia y superar las crisis en la producción de cultivos”.

A comienzos de este año, en respuesta a la masiva demanda popular, la emisora introdujo otro programa especial, “A masher krishi” (Agricultura este mes), que se centra en los cultivos zafrales.

“Hemos visto horas de programas diarios, y como Chapainawabganj es una importante zona agrícola diseñamos nuestros programas para maximizar los beneficios para los agricultores locales”, declaró a IPS.

Los programas radiales suelen empezar luego de las tres de la tarde para permitir a los agricultores reunirse al final del día de trabajo, para sintonizarlos en vivo. Entre un programa y otro se transmiten útiles consejos sobre cómo evitar pestes o usar semillas resistentes a las sequías.

La televisión es un lujo inusual en esta parte del país, y el elevado analfabetismo entre los agricultores vuelve casi imposible divulgar noticias relacionadas con esta actividad e información impresa, por lo que la radio ofrece una excelente alternativa a las comunidades, que incluso pueden sintonizarla usando sus teléfonos celulares.

“Ciertamente nos beneficiamos de escuchar los programas radiales. Por ejemplo, hace dos años una peste atacó mis cultivos de mostaza. La temporada pasada logré evitarlo buscando asesoramiento por adelantado de expertos que discuten estos problemas en vivo” en la emisora, dijo a IPS el cultivador Habibur Rahman, escucha asiduo que vive en la aldea de Delbari.

Los agricultores son alentados a participar y envían sus preguntas directamente a la oficina de la radio, mediante llamadas telefónicas o mensajes de texto.

Hay “un entusiasmo enorme entre los agricultores. Los pedidos de consejos siguen llegando y muchos han reportado mejores cosechas de granos” después de crearse los programas, según Moin.

Mohammad Mosharaf Hossain, de un instituto local de investigación sobre el mango, dijo a IPS: “Aunamos esfuerzos con Radio Mahananda para divulgar información sobre nuestra investigación, y recibimos una respuesta increíble”.

Solo en lo que va de este año, el instituto ha desarrollado cuatro nuevas variedades de mango dulce, popularizado entre los cultivadores locales a través de los programas radiales. Esa información es crucial en Chapainawabganj, donde se produce alrededor de 90 por ciento de los mangos de Bangladesh.

“Participamos en debates en vivo para informar y alentar a los cultivadores de mango a usar las nuevas variedades de semillas, conocidas como BARI-6, 7, 8 y 9”, dijo Hossain a IPS.

Según el cultivador Enayet Khan, “Mahananda ha unido a los agricultores locales y ha desempeñado un rol enorme al contribuir a impulsar la producción agrícola regional”.

también te puede interesar