Opinión

Resulta recomendable mayor información sobre educación sexual

(Por Antón Rius, especial para La Voz del Sandinismo) La educación sexual no puede ser un tema prohibido, sino que debe ayudar a las personas para que planifiquen su futura familia y evitar enfermedades

Educacion sexual
| Internet

Redacción Central |

Por Antón Rius, especial para La Voz del Sandinismo

Managua.- La alta tasa de miembros por cada familia y el considerable por ciento de personas con enfermedades infecciosas por transmisión sexual indican que existe una real falta de conocimientos sobre este tema tan vital en la vida moderna, cuando los jóvenes a temprana edad tienen relaciones íntimas y partos en mujeres muy jóvenes.

Estadísticas del Banco Central de Nicaragua y del Ministerio de Salud confirman esta aseveración, pues ambas coinciden en un alto índice de mujeres que tienen su primer hijo a edades tempranas, incluso con menos de 15 años, mientras el Ministerio de Salud plantea de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) en la población, especialmente entre los adolescentes.

Esta situación no solo crea problemas médicos, pues en la gran mayoría de los casos se producen situaciones sociales en las familias de los que están involucrados en ambos casos, o sea en las jóvenes que son prematuramente madres y los que padecen de enfermedades de ITS, porque algunas son muy complejas y hasta incurables.

Ambas situaciones crean serias dificultades para la sociedad, pues desde la familia, que es el núcleo primario, hasta la comunidad, pues en las madres demasiadas jóvenes tienen que abandonar sus estudios y la fase preparatoria de la vida, como diríamos, para enfrentar una que debería ser después, de adulta, con estudios técnicos o profesionales terminados y con una conciencia social más madura y que, orgánicamente, su cuerpo hubiese estado en mejores condiciones para la procreación.

Además, cuando se es tan joven es la familia la que debe abrigar a la pareja de niños-padres, porque están empezando en la etapa juvenil cuando ocurre un embarazo prematuro.

Esto sucede en los mejores casos, cuando el varón reconoce la paternidad y también deja sus estudios para trabajar y ganar el sustento para cubrir los gastos que genera el embarazo de su pareja y preparar las condiciones para recibir a un nuevo miembro de la familia.

Pero hay también casos de abandono tan pronto se sabe del embarazo de la joven y son los padres los que tienen que asumir esa responsabilidad y apoyar a su hija, aunque realmente hubiesen deseado que ella, aun con pocos años, siguiera sus estudios secundarios o técnicos, para que pudiera asegurar un salario decoroso en beneficio de ella misma y de la familia, porque siempre ayudaría o, al menos, no ocasionaría gastos.

La problemática familiar se transfiere a la comunidad, porque cuando la persona nace, en esta Nicaragua de hoy, las autoridades del municipio y del país le crean condiciones para que crezca con buen salud, que estudie y que luego, cuando termine sus estudios técnicos o profesionales, pueda brindar un mayor aporte social con su trabajo, investigaciones y progreso económico-científico o industrial, productivo y comercial.

Todo ello se pierde cuando la joven-madre, a demasiada temprana edad tiene que abandonar sus estudios para atender, primero, a su embarazo y, después, el bebé que nace y que tiene que incorporarse a esa etapa preparatoria que la vida nos impone.

Para los contagiados con ITS ocurren situaciones aun peores, tanto en el plano familiar como social, pues hay enfermedades que tienen hoy día cura, desde la gonorrea hasta sífiles, pero otras no, entre ellas la de mayor temor, el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, más conocida popularmente como SIDA, que cuando se introduce en una persona es como si estuviera condenada a muerte, sin saber cuando llegue ese día. Socialmente eso no es lo peor, pues si triste es que muera una persona a temprana edad por una de estas causas prevenibles, más lamentable es que existe un período de incubación, en que la persona infestada desconoce su situación y puede contagiar a otras mediante la relación sexual sin protección, o sea sin el llamado preservativo o condón, como más se le conoce.

En estos casos no se tiene en cuenta la edad, pues cualquiera puede contraer una de las ITS mediante el sexo sin protección.

Claro hay personas con 50, 60 o más años que la adquieren y es lamentable que ocurra, pero cuando sucede en muchachos jóvenes, que apenas empiezan a vivir esta etapa de la vida, es más doloroso, porque dejan trunco sus sueños, sus posibilidades, para lo cual se ha preparado, estudiado.

Hasta la familia y amigos también sufren por este contagio, porque siempre queremos que los nuestros triunfen en la vida y sean vistos en nuestra sociedad como verdaderos vencedores, como el arquitecto, médico, ingeniero, agrónomo, veterinario, así como el constructor, mecánico o carpintero que siempre añoró ser desde niño.

Es por ello que apremia una educación sexual desde temprana edad, no solo por la familia que siempre desea lo mejor para sus hijos, sobrinos o nietos, sino por personas calificadas en centros docentes.

También mediante la radio, televisión o cualquier otro medio de comunicación masiva, porque nunca serán mal invertidos los recursos para mantener sana a nuestra población.

Recientemente se efectuó un foro sobre educación sexual en Waslala, departamento de Matagalpa, donde el Ministerio de Salud (Minsa) planteó que el 50 por ciento de los enfermos por ITS son jóvenes, sí aquellos que se inician en la actividad sexual, que por muy placentera que sea requiere de sus cuidados y protección.

A estas edades por lo general no se usan medios para evitarlas, porque los protagonistas se consideran que son buenos en ese placer y que no les puede tocar a ellos, cuando hay millones que lo hacen.

El año pasado la oficina de Vigilancia Epidemiológica del Minsa reportó dos mil 400 casos de pacientes con ITS. De estos, más de la mitad son jóvenes entre los 15 y 29 años de edad.

En la cita los presentes llegaron a la conclusión de la necesidad de aumentar las acciones que el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional desarrolla en la promoción de información sobre salud sexual y reproductiva, lo cual está haciendo el gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, pero quizás sea conveniente un mayor número de mensajes mediante métodos que llegue a todos, pero sobre todo a los jóvenes y aquellos que dentro de poco tiempo se iniciarán en esa agradable actividad.

Considero que es necesario hacer conciencia en toda la sociedad, desde temprana edad, que debemos aprovechar las posibilidades que nos brinda el gobierno sandinista para nacer, crecer y desarrollarnos, para ser lo que seamos capaces y transmitir a nuestra familia, a toda, tanto desde padres, tíos y hermanos, como a la pareja conyugal y a los hijos, que la principal misión que tenemos hoy es la de mantener una salud buena, velada por muchos médicos, enfermeras y todo el personal de salud, pero depende de nosotros tomar medidas de protección, de forma individual, para evitar esas enfermedades como las ITS que podemos adquirir por negligencia, sobre todo en la etapa de la juventud, cuando no se tiene aun una relación estable y una familia constituida.

No se le puede tener miedo al sexo con una persona cuando apenas iniciamos una relación amorosa, no es esa la mejor solución, es preferible protegerse y si ese vínculo se hace estable, entonces pasaremos a la otra fase, a la de no protegernos, porque incluso queremos tener hijos, pero siempre que sea así entonces es conveniente eliminar la promiscuidad y ser feliz, totalmente complacido, con la pareja que se ama.

también te puede interesar