Opinión

Ben Bella: el padre de la Argelia libre

Su vida fue un ejemplo de internacionalismo y lucha en defensa de los humildes

Ahmed Ben Bella
El reciente fallecimiento de Ahmed Ben Bella nos ha traído al primer plano internacional el ejemplo de una vida dedicada a la lucha contra la pobreza, la ignorancia, la desigualdad, la opresión allí donde se presentasen, en definitiva un ejemplo de amor al pueblo. | Internet

Redacción Central |

Su vida fue un ejemplo de internacionalismo y lucha en defensa de los humildes

(Por Rubén Díaz, especial para La Voz del Sandinismo)

El reciente fallecimiento de Ahmed Ben Bella nos ha traído al primer plano internacional el ejemplo de una vida dedicada a la lucha contra la pobreza, la ignorancia, la desigualdad, la opresión allí donde se presentasen, en definitiva un ejemplo de amor al pueblo.

Nacido en el seno de una familia de granjeros en la ciudad argelina de Marnia, el 25 de diciembre de 1916, Ben Bella combatió en la Segunda Guerra Mundial contra el nazi fascismo por lo que fue condecorado por su heroísmo en la batalla de Montecassino.

Tras el triunfo de la Segunda Guerra Mundial concentró sus esfuerzos en la lucha anticolonialista contra Francia y participó en la fundación del Frente de Liberación Nacional (FLN), que en 1962 y tras casi ocho años de guerra, forzó la renuncia de París a continuar ocupando el territorio argelino.

Aquella lucha heroica le costó a la nación árabe más de un millón de muertos, sobre 11 millones de habitantes.

Tras la independencia, fue designado presidente del Consejo de la Revolución, máximo órgano político del país y en septiembre de 1963 fue elegido presidente en los primeros comicios presidenciales.

Entre sus primeras medidas nacionalizó bajo autogestión de sus trabajadores las tierras que habían sido de los colonos franceses, al igual que las industrias y el petróleo, instauró la enseñanza obligatoria en árabe y la asistencia sanitaria gratuita.

Pero su labor no solo se centró en la esfera nacional sino que también tuvo una importante participación en las luchas internacionalistas de los pueblos por su liberación nacional; Ben Bella dio ayuda militar al guerrillero Ernesto Che Guevara para su lucha en el Congo, reconoció a China, Cuba o la Unión Soviética, hizo acuerdos con el panarabista egipcio Nasser, e incluso propuso enviar 100 mil soldados para combatir con los palestinos contra Israel.

En 1965 Ben Bella fue destituido por un golpe de Estado dirigido por el coronel Huari Bumedian y como presidente derrocado tuvo que exiliarse primero en Francia, donde sufrió la represión policial y después en Suiza hasta 1990.

Estuvo alejado de los círculos de poder pero nunca abandonó la política, hasta que en 1999 con la llegada a la presidencia de Abdelaziz Bouteflika, ministro de Deportes durante el mandato de Ben Bella, lo nombró su representante personal.

Ben Bella consideraba que el islam es compatible con el socialismo, pues en su opinión aquél no sólo se opone a la usura y al cobro de intereses sino que también combatiría la desigualdad social.

Adiós a uno de los sabios dirigentes africanos

El presidente argelino, Abdelaziz Bouteflika, presidió el funeral de Estado, que contó con la presencia de cientos de personas, que en un día lluvioso de primavera quisieron darle el último adiós a uno de los fundadores de la Argelia libre.

Durante dos días los restos de Ben Bella reposaron en el Palacio del Pueblo, donde dirigentes, políticos y representantes de distintos sectores de la sociedad se acercaron a rendirle el último homenaje. Tras la oración del medio día, el ataúd, fue conducido hasta el cementerio de Al Alia, a las afueras de la capital, por un carro acorazado adornado con coronas de flores.

El entierro, celebrado el pasado viernes, fue transmitido en directo por la televisión estatal, que dedicó gran parte de su programación a recordar la vida de Ben Bella.

En homenaje a su digna trayectoria, el presidente Bouteflika decretó ocho días de luto por el deceso de quien calificó como “uno de los más eminentes dirigentes del Estado argelino moderno y uno de los sabios dirigentes africanos”.

también te puede interesar