Golpe de Estado en Honduras fue un duro freno a la cultura

La asonada frenó un ambicioso proyecto cultural iniciado hace quince años, según la historiadora hondureña Yesenia Martínez

El golpe de Estado del 28 de junio de 2009 al entonces presidente de Honduras, Manuel Zelaya, frenó un ambicioso proyecto cultural iniciado hace unos quince años, dijo la historiadora hondureña Yesenia Martínez.

El golpe de Estado también ha sido un duro golpe a la cultura, enfatizó Martínez, ex funcionaria del Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH) y era gerente del IHAH durante el Gobierno que presidió Manuel Zelaya.

Martínez afirmó que los programas que venía desarrollando el IHAH, que eran financiados con cooperación internacional, se han paralizado porque la ayuda externa fue suspendida a raíz del golpe de Estado, aunque la mayoría de países restableció sus relaciones con Honduras en 2010, con el Gobierno de Porfirio Lobo.

Agregó que con el golpe de Estado se rompió con una política cultural que venía desde hace quince años con un programa de descentralización de la cultura en Honduras, donde muchos Gobiernos han vendido la idea de que todos los hondureños descienden de los mayas, olvidando otros pueblos étnicos.

La política cultural que impulsaba el IHAH la explica en su libro, del que señala que se concibió y escribió bajo la sombra de un terrible golpe de Estado, en Tegucigalpa, otras ciudades hondureñas; EE.UU., Costa Rica, Ecuador, España, Nicaragua y Cambodia, países donde anduvo denunciando el derrocamiento a Zelaya.

La publicación recoge siete capítulos, de los que en seis resume sobre el Estado y la institucionalidad cultural en Honduras desde 1952 (cuando se funda el IHAH) hasta 2006; el proceso de modernización técnica de la institución, aspectos sobre arqueología, centros históricos y participación ciudadana.

También se refiere al patrimonio cultural ante las etnias, las repercusiones del golpe de Estado en la cultura del país, la crisis política, el turismo, la mayanización y su destitución del IHAH por parte de la ministra de Cultura, Artes y Deportes, Mirna Castro, durante el régimen de facto que presidió Roberto Micheletti, entre otros aspectos.