Opinión

ANALISIS DE ECONOMIA U.S.A.

La inesperada baja en las Bolsas de Valores del Continente, como producto del desanimo y la desconfianza de inversores y consumidores norteamericanos, es una nueva alarma – gravísima- para el gobierno del presidente Barack Obama, en particular, y en general para todos los norteamericanos

Análisis económico
Preocupante análisis económico de Estados Unidos. | Internet

Redacción Central |

La inesperada baja en las Bolsas de Valores del Continente, como producto del desanimo y la desconfianza de inversores y consumidores norteamericanos, es una nueva alarma – gravísima- para el gobierno del presidente Barack Obama, en particular, y en general para todos los norteamericanos
» DESASTRE EN BOLSAS DE VALORES

La inesperada baja en las Bolsas de Valores del Continente como producto del desanimo y la desconfianza de inversores y consumidores norteamericanos, es una nueva alarma – gravísima- para el gobierno del presidente Barack Obama, en particular, y en general para todos los norteamericanos.

Ofrecemos el preocupante análisis económico que la especializada agencia británica Reuters ofrece sobre el particular, desde la capital estadounidense.

WASHINGTON, (Reuters) – La repentina y abrupta caída en la confianza del consumidor en Estados Unidos que tomó a Wall Street por sorpresa podría llevar un mensaje para Washington.

El índice de confianza del consumidor del Conference Board, dado a conocer el martes, bajó a un mínimo de 10 meses tras tres meses de alzas, mucho más débil de lo que los economistas habían pronosticado, llevando a una caída a los mercados bursátiles.

Hay muchas razones para que los consumidores se sientan deprimidos. El desempleo a un 9,7 por ciento está cerca de máximos en 26 años. El mercado de acciones ha caído en las últimas semanas y muchos de los que viven en la costa Este fueron golpeados por fuertes tormentas de nieve este mes.

Algunos economistas apuntaron a otra posible fuente más de angustia: el Congreso.

“Sospechamos que el atasco absoluto en Washington también deprimió a los consumidores”, dijo Bernard Baumohl, economista jefe del Grupo para el Panorama Económico en Princeton, Nueva Jersey.

“Más que buscar algo de terreno común en el tema de salud y las reformas financieras, ambos partidos políticos demostraron incompetencia legislativa y rigidez ideológica. Las constantes riñas y falta de progreso en la capital de la nación no generan mucho optimismo entre los hogares”, agregó.

Que los votantes estén descontentos con el Congreso está bien documentado. El último sondeo mensual Gallup mostró que sólo un 18 por ciento de los estadounidenses aprobaron el modo en el que el Congreso estaba haciendo su trabajo, menos que el 24 por ciento de enero y la lectura más baja en los 13 meses desde que el presidente Barack Obama llegó al cargo.

Desde que el paquete de estímulo por 787 mil millones de dólares entró en funcionamiento hace un año, el Congreso ha luchado para aprobar cualquiera de las normativas más importantes que Obama ha puesto en su lista de prioridades, incluyendo la salud y la reforma regulatoria.

BOLAS DE NIEVE Y SALCHICHAS El estudio de confianza del martes que está basado en una muestra de 5.mil hogares, mostró que la gente se sentía cada vez más preocupada por sus empleos y finanzas, un mal presagio para el gasto del consumidor, que conduce a la economía estadounidense.

Obama ha hecho de la generación de empleos su principal prioridad legislativa para el 2010 y ha propuesto una variedad de programas que incluyen exenciones tributarias para alentar a la contratación y apoyo del Gobierno para el crédito a las pequeñas empresas.

El Senado aprobó un paquete de 15 mil millones de dólares en recortes fiscales y gasto en autopistas el lunes destinado a impulsar la contratación, pero con una pérdida de 8,4 millones de puestos de trabajo desde el inicio de la recesión en diciembre del 2007, tomará años para bajar el desempleo.

“Ha habido mucho chisporroteo en las propuestas de estímulo al empleo, pero no está saliendo carne de la fábrica de salchichas”, dijo Brian Bethune, economista de IHS Global Insight en Lexington, Massachusetts, agregando que las “vicisitudes de la situación política en Washington” no ayudaban al ánimo del público.

El clima puede haber tenido al menos un rol en el declive de la confianza. Las tormentas de nieve que cubrieron gran parte de la región del Atlántico a comienzos de este mes hicieron más difícil salir a buscar empleo, y las cifras dadas a conocer el jueves pasado mostraron una inesperada y gran alza en la cifra de gente postulando a subsidios por desempleo.

No obstante, una mirada más cercana a los datos de la confianza muestra que la caída fue más severa en las partes centrales y occidentales del país, no en las regiones que estuvieron en el centro de las duras tormentas.

Otra peculiaridad que intrigó a los economistas fue que otros sondeos a consumidores mostraron una caída menos pronunciada en la confianza.

Sin importar la razón para el empeoramiento en el ánimo, apunta a otro mes de pérdida en los empleos cuando el Gobierno reporte las cifras de desempleo de febrero la semana próxima.

Un sondeo preliminar de Reuters mostró que los economistas en promedio esperaban un declive de 20 mil empleos, la misma cifra de enero.

Quizás lo más preocupante para los legisladores de cara a las elecciones del Congreso de noviembre, es que el sondeo de confianza mostró que las expectativas acerca de los próximos meses también cayeron drásticamente.

(Reporte adicional de Rodrigo Campos en Nueva York) REUTERS Reut 00:05 02-24-10

también te puede interesar