Opinión

El capitalismo y el hambre

(Por William Grigsby) Uno de los resultados netos del capitalismo como sistema, es el hambre y la vida en los gobiernos neoliberales fue una demostración

Redacción Central |

Uno de los resultados netos del capitalismo como sistema, es el hambre… Nicaragua no es la excepción. En el año 2007, un poco antes, finales del 2006, la FAO, una Organización Mundial de Naciones Unidas dio una alerta y dijo: “en Nicaragua, el 27% de la población está mal nutrida.” Ese es un lenguaje elegante para decir, 27% de la población es hambrienta; 27% sobre casi 6 millones, son millón y medio de nicaragüenses, que tenían hambre en aquella época.

Pero para el Gobierno de entonces, el Gobierno de Enrique Bolaños, eso no era ningún problema… “eso es parte de la pobreza; eso es que la gente no quiere trabajar, hay trabajo pero la gente no quiere; hay tierras, pero la gente no quiere cultivarla; también hay crédito, pero la gente no quiere enjaranarse…” ¡de todo decían Bolaños, Montealegre, los Diputados liberales de hoy, que entonces eran Ministros, los empresarios!

Uno de los cambios radicales que ha ocurrido en este período, es que, para el Gobierno del Presidente Daniel Ortega, para el Gobierno del Frente Sandinista, una persona que tenga hambre ¡y es un problema de Estado! Es decir, no puede ser que el hambre sea ajeno a los asuntos de Estado, a los asuntos del Gobierno, del Parlamento, de cualquier institución del país. Porque si hay aquí en Nicaragua, autoridades constituidas es, entre otras cosas, para resolver problemas como el hambre. No es posible permanecer ajeno a una realidad tan lacerante, tan difícil, tan vergonzosa para el resto de nicaragüenses que no padecemos el hambre.

Entonces ¿qué se ha hecho frente al hambre? Se han hecho muchas cosas en el país… ¡tantas, que hoy somos uno de los 16 países modelo de cómo debe enfrentarse el hambre en el mundo! Somos de los pocos países que va con una meta serena, a cumplirse, de los objetivos del Milenio, en términos de reducir o aniquilar el hambre en el país. No lo hemos hecho todavía… ¡por supuesto que no! Fueron 17 años de latrocinio capitalista, llevamos tres años en el poder, pero lo hemos reducido significativamente.

¿Y cómo lo hemos hecho? Y los nicaragüenses lo hemos hecho, los sandinistas en el Gobierno y los nicaragüenses desde la sociedad… ¡todos lo hemos hecho! ¿Cómo lo hemos hecho? Hay distintos Programas, sólo les voy a señalar dos: el Programa Productivo Alimentario, que le llaman el Bono Productivo Alimentario; hay muchas formas que le dicen: el Plan contra el Hambre, el Hambre Cero, etc.

Fíjense, la meta era 15 mil familias por año; el Gobierno de Nicaragua decidió en el año 2009, subir esa meta a 100 mil. Hasta ese momento, hasta principios de 2009, eran familias campesinas que tuviesen una manzana o más, sin experiencia, o con algún tipo de ganado, pero sin ganado mayor. A partir de este año se incorporaron otras 20 mil familias más, que en cinco años van a recibir este Bono; y que son familias que tienen menos de una manzana y nunca han tenido experiencia de ganado.

¿Por qué se escoge de esta forma? Se hizo un censo al principio… ¿cuántas familias son las que están en esta situación, que es la miseria total? Son muchísimas familias campesinas que no tienen tierras y que no tienen de qué vivir, sólo su fuerza de trabajo, y a veces, que las contratan. Y las contratan a veces sólo por la comida del que llega a trabajar, no de la familia. ¡Es una miseria terrible la que hay en el campo nicaragüense, heredada de ese sistema capitalista! ¿Cuántas familias habrá en Nicaragua con esa característica de miseria? De acuerdo a este censo, son aproximadamente 150 mil las familias que están ubicadas de esa manera.

Es decir, si lo ponemos así, con casi 50 mil familias que se han beneficiado en estos tres años de gobierno con ese Programa, quiere decir que la tercera parte de los más miserables de este país, ya no son los más miserables, sino que ya produce sus propios alimentos, ha producido al menos 40 mil fuentes de empleos en el país… ¡fíjense, en el campo! Y empieza a producir tanto, que ya le vende a las comunidades. Eso se llama, primero, resolver un problema social y humano, que es el hambre; y segundo, empezar a resolver un problema económico, que es el subdesarrollo y la escasa producción de alimento.

Pero hay otros datos que también son importantes. Por ejemplo, decíamos que en total, se han beneficiado casi a 50 mil familias, entre las familias que tienen menos de una manzana y las familias que tienen más, van casi 50 mil. Pero además, se inventó o se creó un Bono de Patio le llaman, de Economía de Patio, con el objetivo de atender a las familias semirurales que viven en los anillos alrededor de las ciudades como León, como Managua, como Matagalpa, como Chinandega, como Estelí, como Granada, Masaya mismo.

Las ciudades siempre tienen un anillo semirural, la gente ahí vive y vive de su tierra, y son gente que tiene una manzana, un cuarto de manzana, gente muy pobre, pero son olvidados, porque ni viven en la ciudad, ni tampoco viven en el campo propiamente. Entonces para esas familias, en el caso de Managua, se han distribuido Bonos de Economía de Patio, ¡imaginen!

Otra característica importante. Tanto el Bono Productivo Alimentario como el de Economía de Patio ¡son para mujeres! Son las mujeres las que son capacitadas. Son las mujeres las que asumen en propiedad, el chancho, la vaca, las aves de corral, las semillas, la capacitación. Son las mujeres campesinas, históricamente marginadas, y hoy empoderadas por este Gobierno.

Es decir, resolvés tres cosas: resolviste el hambre, como un problema humano; empezás a resolver el problema de Desarrollo Nacional y, tercero, empezás a sacar de la marginación y de la ignorancia a las mujeres campesinas, que son el sostén de la economía en el campo.

Pues bueno, solamente en esta media luna de Managua, por ejemplo, qué sé yo… San Isidro de la Cruz Verde, San Isidro de Bolas, Esquipulas, Las Esquinas, ahí por el lado de Ticuantepe, toda esa parte de la media luna que se conoce, ahí se han entregado, repito, los Bonos de la Economía de Patio. ¿En qué consiste? 6 aves de patio, 5 gallinas y un gallo; un pelibuey, dos plantas frutales, dos cepas de chagüite, 5 sobres conte-niendo semillas de hortalizas, 10 yardas de plástico negro, un módulo de herramientas, com-puesta por machetes, rastrillo, azadón y pala. ¿Qué te parece? Eso se ha resuelto en Managua y han beneficiado como a 9 mil familias, ¡sólo aquí!

Es decir, son cosas estratégicas que responden a una lógica: la lógica de que el país se va a desarrollar, a partir de lo que más tenemos… tierra y gente. Y vamos a producir alimentos para nosotros mismos y para exportar. Una decisión estratégica tomada por este Gobierno, que sin duda, va a anclar a Nicaragua en el camino al desarrollo.

Recuerden, la lucha es el más alto de los cantos y si nos unimos… ¡somos invencibles!

también te puede interesar