Opinión

¿Las Tinieblas, son ahora una tentación?

En las ultimas semanas me di de bruces con la espectacular novedad, de que el actual gobierno es varias veces mas represivo, corrupto, ladrón, mentiroso, de lo que fue jamás el somocismo.

Redacción Central |

Si usted tiene duda de cuanto digo, vea el articulo de Francisco Javier Gutiérrez, publicado el siete de noviembre, en mi periódico preferido ” El Nuevo Diario” o lea la columna “Don Procopio y Doña Procopio” elaborada por el buen redactor Onofre Guevara, en el mismo medio y, sobre todo, lea lo publicado, día a día, por el diario ” La Prensa”

Tengo en el recuerdo, un poco mas que otros, de aquellos días añorados del somocismo. No se me olvidan. Aun poseo las cicatrices en todo el cuerpo, de lo que sin duda fueron caricias escritas en todo el cuerpo por los caballerosos oficiales de la seguridad del régimen de don Anastasio.

Aquellos nueve meses con una capucha, que me sumía en unas tinieblas deliciosas y las esposas, maltratándome apenas un poco, fueron sin duda, parte de lo que parecieran ser los días más felices de mi vida. Después estuve casi dos años en aislamiento total, lo cual permitió la dicha de una transparente soledad.

En ese entonces me escribía poemas alentadores la poeta más admirada y leída de este Continente, Gioconda Belli y se expresaba muy bien de mi, el extraordinario poeta Ernesto Cardenal y hasta lo hacía también el poeta, no tan célebre, Luís Rocha. Por desgracia nunca se ocupo de mi, ni de Carlos Fonseca, de ninguno de nosotros, el célebre escritor Sergio Ramírez.

Algunos rememoran, ahora, la economía del somocismo y el cegador esplendor del querido socio Anastasio Somoza: Hilados y Tejidos “El Porvenir”, Marina Mercante Nicaragüense, Líneas Aéreas Nicaragüense (LANICA), Ingenio Montelimar, La Cementera, Compañía Nacional de Seguros, Textiles Gadala Maria, Diario Novedades, Radio “La X,” Pasteurizadora “La Salud” , Metales y Estructuras, S.A, Centroamericana de Ahorro, Hoteles de Nicaragua en Costa Rica y Compañía, Aceitera Corona, Tabacalera Nicaragüense, Nestle, Fabritex, Hercasa, Electro Química Penwal… y mas de quinientas Sociedades Anónimas.

También si mal no recuerdo traficaba con transfusiones de sangre y era, el ejemplar socio propietario de más del treinta por
ciento de la tierra laborable. Toda una versión mejorada de la tierra prometida.

Hasta hoy, según este criterio, no había aparecido ningún dictador que superara al insigne príncipe de la iglesia Don Anastasio Somoza. Por fin llego el dictador Daniel Ortega al frente de una dictadura cuya gran limitación es no despellejar vivo a nadie como lo hacia el somocismo en Pancasán y como es peor que Somoza no ha tenido el talento de tener presos políticos, ni exiliados, ni censura de prensa, ni lanzar alegremente bombas lacrimógenas.

Por eso a lo mejor opina el joven Gutiérrez “El orteguismo es un sistema parasitario y corrupto que no solo se parece al somocismo sino que lo supera (fíjense bien, lo supera) Todo es más grande: la corrupción, el robo, la maldad y la pobreza.”

Es una abierta invitación para que renunciemos a la bandera roja y negra y enarbolemos la bandera roja del somocismo. O sumarnos, por lo tanto, a Arnoldo Alemán, Eduardo Montealegre y otros nostálgicos de los anastasios. Ellos son, según estos criterios, símbolos de redención, de progreso, de respeto a los derechos humanos y honestidad, de pulcritud y otras hierbas.

Ya a esta invitación se sumaron quienes ahora se integran bajo la bandera anaranjada, una opción en extremo parecida a la de los dirigentes del nuevo somocismo. La tentación de volverse rojos y anaranjados, es decir nostálgicos del pasado, es solo una tentación, pura tiniebla:

¿Quienes caerán en ella?

también te puede interesar