Opinión

El lado oscuro de la dinastía Chamorro

Durante el Foro de Periodistas Sandinistas, el ex editor de El Nuevo Diario Oscar Merlo retrató de cuerpo entero el lado oscuro de la dinastía Chamorro y sus socios

Redacción Central |

Ni una sola palabra. Mucho menos una fotografía. La decisión fue tajante. La dirección de El Nuevo Diario acordó censurar las confesiones de su ex editor Oscar Merlo.

En el tercer encuentro del Foro de Periodistas Sandinistas, Merlo quien laboró por más de dos décadas en esa publicación, retrató de cuerpo entero el lado oscuro de la dinastía Chamorro y sus socios.

Nuestro colega desentrañó las constantes pugnas de poder protagonizadas por los dueños de las empresas periodísticas y sus “aliados” a como definió a los empleados intermedios el vicecanciller Manuel Coronel Kautz.

El testimonio de Oscar dejó al descubierto que en los medios de comunicación se utiliza la información como mercancía; así como para la compra y venta de “objetividad”, imparcialidad y profesionalismo”, y el chantaje y la extorsión como métodos de sometimiento de sus adversarios y los que estorban a sus intereses diabólicos.

Al mejor estilo de Capone

Oscar confirmó que el director de El Nuevo Diario, Francisco Chamorro, quien se ha declarado como el heredero del pensamiento político de su fallecido padre Xavier Chamorro, ofreció la cabeza de Danilo Aguirre Solís al Gobierno del presidente Daniel Ortega.

“Vean como es el asunto del dinero. Yo recuerdo que Francisco Chamorro se fue –él me lo contó, no es asunto mío– a la Secretaría del Frente a pedir anuncios y a ofrecer la cabeza del doctor (Danilo) Aguirre, porque hace rato quiere sacárselo de encima. Llegó a pedir una embajada, creo que la de México. Eso ya lo había hecho varias veces. Se cambió del gobierno de Bolaños al del presidente Ortega. Parece que lo rechazaron y empezó una campaña fuerte (en contra del gobierno de Daniel)”, dijo Merlo.

Canibalismo mediático

Es evidente que Chamorro está harto de Aguirre, y pretende tomar control total del negocio familiar.

Merlo narró que “en una racha alcohólica”, Francisco, le confesó que Danilo y su hermano Gabriel (Chamorro), administrador del diario, habían hecho un negocio y entre ambos se habían repartido un millón de córdobas.

Según Merlo, este señor Aguirre no es el modelo de virtud; ni el maestro bondadoso y bonachón a como se ha vendido ante la sociedad nicaragüense y fundamentalmente ante el gremio periodístico.

Aguirre habría sometido a Merlo a extenuantes jornadas laborales con el macabro fin de que abandonara su puesto de trabajo, y quién se encargaba de hacer cumplir sus disposiciones era Jorge Espinoza, quien actúa como el operador económico de Danilo.

Merlo aseguró que la familia Chamorro ha creado una empresa satélite conocida como Ardisa, hacia la cual son desviadas las ganancias del periódico, con el objetivo primordial de desviar ingresos y hacer creer a sus trabajadores que están en quiebra, a fin de no entregarles el porcentaje anual de utilidades.

Los Chamorro, dijo Merlo, han sabido manipular tan hábilmente los hilos el periódico que ya son dueños de no menos del 70% de las acciones, lo cual han logrado gracias a supuestos malos manejos de las finanzas del rotativo.

Solidaridad familiar

La Prensa publicó su propia versión de la realización del tercer foro de Periodistas Sandinistas, no obstante adoptó una estrategia diferente. La descalificación. Aseguraron que las revelaciones de Merlo constituyeron un “fiasco”.

Claro que fue un fiasco, pero para la dinastía Chamorro que quedó dibujada nítidamente en sus actuaciones mafiosas y desleales.

Del relato de Merlo se desprende que los negociantes de la información quisieran ejercer férreo control sobre todo el aparato estatal y los partidos políticos, porque hasta designan a sus candidatos presidenciales y municipales.

Inescrupulosos

Observemos su comportamiento deshonesto e inescrupuloso. Son capaces de aliarse con el diablo para garantizar su status quo. En el año 2002, durante el gobierno de Enrique Bolaños, promovieron la destitución de Arnoldo Alemán en la Asamblea Nacional , su desaforación y posterior encarcelamiento.

Hicieron lo imposible porque el “Gordo ladrón” a como le decían en ese entonces, se pudriera en la cárcel; pero ahora recurrieron a él porque lo necesitan para utilizarlo en beneficio de sus intereses políticos y económicos.

Están desesperados por unir a la derecha y pretenden recobrar el poder político a través de impulsar la candidatura presidencial de Antonio Lacayo , quién fue el poder detrás del trono en el gobierno de su suegra doña Violeta Barrios de Chamorro, socia del diario La Prensa.

Buscan desesperadamente sustituir en la candidatura presidencial al doblemente derrotado Eduardo Montealegre. Están conscientes que con Montealegre no lograrán alcanzar la victoria porque además su discurso con el que engañaban y amedrentaban al pueblo está desfasado. No les servirá de nada meter el monto a los nicaragüenses de que si el Frente Sandinista gana las elecciones, se reanudaría la guerra, el servicio militar y las confiscaciones.

La dinastía Chamorro ha acusado al Gobierno de violar la libertad de expresión y de prensa; sin embargo, ellos poseen tantas publicaciones como sus millonarios ingresos se los permiten.

Por ejemplo, tienen su Centro de Investigaciones (CINCO), su Fundación Chamorro que se encarga de premiar a sus mismos medios de comunicación; sus programas, publicaciones y columnas semanales como Esta Semana, Esta Noche, Confidencial, el Observatorio de Medios de Comunicación que es de autoalabanza a sus publicaciones y el diario Hoy que fue creado por La Prensa para sacar de circulación a El Nuevo Diario.

Egoísmo oligarca

Incluso estos violadores de los derechos sindicales y de organización, quisieran controlar las inversiones de las empresas periodísticas que no poseen sus mismos intereses, tal es el caso de los cuestionamientos a las mejoras hechas a sus instalaciones por algunos medios de comunicación del Frente Sandinista o las contrataciones de la transmisión de las series de béisbol por parte del Canal 4.

Supongo que quisieran sólo ellos pudieran progresar en la vida.

Se beben la leche y maldicen la vaca

Ningún periodista debiera olvidar que los Chamorro, Aguirre y compañía, recurrieron de inconstitucionalidad en contra de la Ley creadora del Colegio de Periodistas. Irónicamente todos ellos formaban parte del Colegio de Periodistas de Nicaragua.

El comportamiento oportunista y vividor de la dinastía Chamorro y de sus adláteres no dista mucho de los del resto de negociantes de la información de la mayoría de países.

En Estados Unidos, el secretario del presidente Barack Obama, dijo que la empresa Fox News , no es una organización de noticias en vista que está parcializada a favor del Partido Republicano, opositor a la actual administración norteamericana.

En cambio, la directora de comunicación de la Casa Blanca , Anita Dunn, declaró que esa empresa periodística funciona “casi como el ala de investigación o el ala de comunicaciones del Partido Republicano”.

Cualquier parecido con Nicaragua es mera casualidad.

también te puede interesar