Opinión

La Revolución en la Educación como homenaje a niños y niñas

El reconocimiento de los derechos humanos que hace el Estado de Nicaragua en su legislación incluye la educación como un derecho fundamental de la persona, por ser factor fundamental de desarrollo de la personalidad

Redacción Central |

El próximo 20 de noviembre del presente año, Naciones Unidas conmemora los veinte años de la aprobación de la “Convención de los Derechos del Niño y la Niña”, primer Tratado Internacional que establece de forma vinculante el reconocimiento de los derechos y deberes del niño y la niña.

En el marco de esta celebración, se impone una valoración sobre el cumplimiento de las obligaciones por parte del Estado y la sociedad nicaragüense sobre los mandatos en ella consignadas.

La Convención de los Derechos del Niño y la Niña, está basada en los principios fundamentales de los derechos humanos mínimos de los que deben gozar los niños y niñas en el mundo: el Derecho a la Vida y a la Supervivencia, no discriminación, el interés superior del niño y la niña y libertad de expresión. En ese sentido, la Convención establece compromisos que los Estados Parte deben observar en su ordenamiento jurídico nacional, a fin de proteger a la infancia y adolescencia de los flagelos como el hambre, el abandono, el maltrato, la prostitución infantil y el trabajo infantil.

En el marco de la Convención de los Derechos del Niño y la Niña e Instrumentos Internacionales sobre materia de Derechos Humanos y de los que Nicaragua es Parte, nuestro ordenamiento jurídico a nivel constitucional reconoce, el irrestricto respeto, promoción y protección de los derechos humanos de la Niñez. Asimismo, nuestra Constitución Política en su artículo 4 y 5 preceptúa la responsabilidad del Estado de promover y asegurar el desarrollo humano, y asume como principios de la Nación la libertad, la justicia, el respeto a la dignidad de la persona humana, y en el arto. 46 Cn. reconoce la plena vigencia de los tratados internacionales sobre la promoción y protección de los derechos humanos inherentes a la persona humana. Asimismo, el arto. 70 Cn. parte infine establece que la niñez goza de protección especial y de todos los derechos que su condición requiera.

El reconocimiento de los derechos humanos, que hace el Estado de Nicaragua en su legislación, incluye la educación como un derecho fundamental de la persona, por ser factor fundamental de desarrollo de la personalidad del individuo y por consiguiente factor de desarrollo del País. No obstante, este reconocimiento jurídico no basta para un efectivo cumplimiento de los derechos del niño, niña y adolescente, se necesita además voluntad de los gobernantes para desarrollar políticas públicas para garantizarle a la infancia, el pleno goce de sus derechos humanos.

En los años ochentas del pasado siglo, el Gobierno revolucionario, a pesar de haber recibido un país destruido por la guerra de liberación y la consecuente crisis económica provocada por la guerra de agresión, brindó atención primordial al tema de la educación, garantizó que esta fuese pública y gratuita, desarrollando una serie de programas tendientes a ampliar la cobertura escolar a los sectores empobrecidos, tales como los Centros de Desarrollo Infantil, Educación de Adultos, Educación a Distancia, Hogares sustitutos, Centros de Rehabilitación de Sectores en Riesgos, Centros de Desarrollo Cultural, entre otros.

En el período de 1990 hasta el 10 de enero del 2007, los logros obtenidos en materia de educación y salud durante el gobierno revolucionario, fueron cancelados, violentando las normas jurídicas existentes en materia de derechos humanos, en especial lo relacionado a los derechos de la niñez y adolescencia, al privatizar los servicios sociales como salud y educación, heredando el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, el 10 de enero del 2007, un índice de analfabetismo del 20%, y medio millón de niños y niñas excluidas del Subsistema de Educación Básica y Media.

A partir del 11 de enero del 2007, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, ha venido trabajando para devolverles a los pobres sus derechos, entre ellos, el derecho a la educación pública gratuita y de calidad. En el Plan Nacional de Desarrollo Humano, se establecen políticas de respeto, protección y promoción de los derechos humanos, destacándose las políticas públicas en salud, educación, vivienda, medio ambiente, justicia social, etc.

El Ministerio de Educación, en su primer día de gestión desprivatizó la educación pública, y a partir de ese día 11 de enero del 2007, ha implementado una serie de políticas educativas dirigidas a elevar el acceso, cobertura y calidad de la educación básica y media, como por ejemplo, la Campaña Nacional de Alfabetización de “Martí a Fidel”, con la cual se logró reducir drásticamente el índice de analfabetismo del 20% al 3.56%; la merienda escolar para beneficiar a los niños y niñas de primaria de las escuelas públicas; reparación y reemplazo de la infraestructura escolar; transformación del currículo con base a una Consulta Nacional a 17.500 personas; diseño e implementación de un Modelo de Calidad de la Educación; Talleres de Evaluación, Programación y Capacitación Educativa (TEPCEs), construcción y puesta en marcha de un Modelo de Equidad de la Educación para atender con su educación a los más pobres entre los pobres, etc.

Nicaragua celebra así los veinte años de la aprobación de la Convención de los Derechos del Niño y la Niña, cumpliendo con sus preceptos y mandatos. Por los niños y niñas, por su futuro, que es el de la Nación nicaragüense.

también te puede interesar

Bandera del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)

CIRCULAR / JEFATURA NACIONAL DE CAMPAÑA

Como [email protected], como Gran Familia, como Familia Sandinista, Vamos Adelante, EN AMORANICARAGUA, y Siempre Más Allá!