Opinión

Se quitaron la careta

Sin contar con los grandes recursos, estamos desenmascarando sus mentiras y manipulaciones de los negocios de la incomunicación

Redacción Central |

Están dolidos. Semejan a una fiera herida. ¡Y cómo no estarlo! Nos organizamos para defender las conquistas alcanzadas por nuestro pueblo y para decir la verdad que oculta la dictadura mediática a través de sus instrumentos de la desinformación, no seguirán impune en su actuación.

Sin contar con los grandes recursos, estamos desenmascarando sus mentiras y manipulaciones de los negocios de la incomunicación.

Su odio visceral hacia el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional los hizo caer en su propia trampa. Ni siquiera guardaron las apariencias para desprestigiar la gestión del presidente Daniel Ortega.

El monopolio del neo democrático El Nuevo Diario, no le importó enlodarse y echó al traste su supuesto “profesionalismo”, comprometiendo su “credibilidad” frente a los lectores al manipular a la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), cuyos integrantes distan mucho de ser sandinistas.

Profesionales de la desinformación

“Ayuda social manipulada”, “Urge parar clientelismo”, “Clientelismo ofensivo”, tituló el Nuevo Diario, en abierta tergiversación del informe preliminar sobre Nicaragua del relator especial de la FAO, Oliver De Schutter.

“La desconfianza de la cooperación internacional en la transparencia de los fondos manejados por el gobierno, el clientelismo político en los programas de asistencia social como Hambre Cero, y la inestabilidad en la tenencia de la tierra, son las valoraciones que el relator especial de Naciones Unidas para el Derecho a la Alimentación, Oliver De Schutter, presentará en su informe oficial para el Consejo de Derechos Humanos”, publicó el “independiente” Nuevo Diario.

El rotativo desplegó a ocho columnas por tres días consecutivos el tema y en su segunda entrega manipularon comentarios del representante de FAO en Nicaragua Adolfo Hurtado.

Para reaccionar a esta “catástrofe” alimentaria, como de costumbre buscaron a los adversarios del gobierno, entre ellos un “experto” en el tema; así como su caballito de batalla, el secretario político del PLC, Abelardo Matta, quienes se encargaron de vomitar odio.

El tiro les salió por la culata

“En este caso no es la asistencia social la que es objeto de manipulaciones, sino la información. Le ruego que en la primera página de su próxima edición anuncie que publica la presente carta, y que con ella publique nuevamente el texto completo de mi comunicado de prensa, que, valga decir, es mucho más equilibrado de lo que sugiere su artículo”, les transmitió De Schutter.

“Por todo lo antes relacionado le informo y le aclaro que las declaraciones, que aparecen en su diario, son distorsionadas, manipuladas y peligrosas, dada la situación actual de potencial de riesgo alimentario en los próximos meses, situación que su periódico poco aclara y que además lo aborda de forma temeraria”, cita por su lado, Hurtado.

“En caso de negativa de esta solicitud, me reservo desde ya, el derecho de recurrir a las vías que correspondan, para que sean realizadas las aclaraciones pertinentes”, advirtió el funcionario.

Evidentemente falsearon la verdad y retorcieron los hechos a su conveniencia. Ambos funcionarios del organismo internacional desmintieron las afirmaciones del periódico y exigieron aclaración; sin embargo, los defensores acérrimos de la libertad de expresión no permitieron el derecho a la réplica. Jamás publicaron los desmentidos.

Igual cosa ocurrió con el profesor de generaciones de periodistas, Mario Fulvio Espinoza, quién ofreció declaraciones sobre la reforma a la Ley de Colegiación que luego aparecieron tergiversadas. Aunque demandó aclaración, fue imposible que publicaran su carta de reclamo. Por el contrario fue hasta días después que colocaron el texto en su página Web a la que la mayoría de nicaragüenses no tiene acceso. Es decir, tampoco hubo aclaración.

Al servicio del capital

Sus vecinos y parientes de La Prensa, por su lado, publicaron un “análisis” de la Fundación para el Desarrollo (Fundes), mostrando un panorama desolador de la economía nacional.

“Está completamente claro que la crisis se debe al modelo de economía que tratan de imponer Ortega y su partido, el cual es irracional, inviable, contrario a las leyes económicas objetivas. Y en consecuencia, lo que produce ese modelo es crisis, regresión, aumento del desempleo y la pobreza”, editorializa el rotativo.

En primer lugar tienen el cinismo de presentar a Mario Arana como economista independiente, cuando fue uno de los principales artífices de los desastrosos resultados en materia económica y social de las administraciones de Violeta Barrios, Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños.

Los ungidos para gobernar

Simultáneamente pretenden atribuirle al gobierno la responsabilidad de la crisis económica nicaragüense, obviando el descalabro mundial provocado por el modelo neoliberal. Ello sin contar que fue la dictadura mediática que respondiendo a intereses de la derecha, incentivó la suspensión de la ayuda internacional en venganza porque fueron derrotados por el sandinismo en las urnas en el 2008.

Los patrones de La Prensa son tan descarados y arrogantes que creen que los integrantes de su clase son los únicos “capaces, responsables y democráticos” para gobernar nuestro país.

“La verdad es que a menos que en enero del 2012 se produzca un cambio de Gobierno y las riendas de la economía nacional las tomen personas responsables, capacitadas y demócratas, la crisis seguirá empeorando hasta hacer de Nicaragua un Estado fallido y un país parásito, sin libertad y absolutamente dependiente de la caridad pública internacional”, publicó La Prensa.

Esa misma capacidad que reclaman para este Gobierno, lo hubiesen hecho con su socia doña Violeta Barrios, quién cedió las riendas gubernamentales a su yerno Antonio Lacayo.

Este a su vez, pretendió ascender al poder a través de su fracasado “Proyecto Nacional” que fundó desde las entrañas del gobierno.

Unidos en las mentiras

No debería extrañarnos la actitud mentirosa e hipócrita de la dictadura mediática nacional, quienes están imitando las posiciones asumidas por la ultraderecha latinoamericana que ha desatado una encarnizada lucha en contra de los gobiernos progresistas de la región.

Estos pretenden imponer o quitar autoridades; decidir sobre políticas nacionales y hasta prohibir la presentación de los artistas en países que consideran anti democráticos.

Ese es el caso de Juanes a quien pretendían obligar a declinar participar en el concierto por la paz realizado en la Habana, Cuba.

La terquedad de los patrones los hace caer en la estupidez y ridiculez porque mientras Estados Unidos, enemigo número uno de Cuba, está flexibilizando su posición respecto a la isla caribeña; en América Latina, los medios de la derecha causaron gran revuelo por la decisión del cantante colombiano.

Cinismo patronal

Ese patrón de comportamiento se observó en la actuación de los integrantes de la Sociedad Interamericana de Patrones (SIP), quienes hace algunos días clamaron por la libertad de expresión y de prensa en Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Cuba y Venezuela.

Irónicamente la nación bolivariana, a cuyo presidente Hugo Chávez, catalogan de dictador, les sirvió de escenario para que lanzaran su verborrea.

Algunos “sabios ” cesudos del periodismo convertidos en defensores a ultranza de la dictadura mediática, alegan que tratamos de desviar la atención de la supuesta negligencia o abusos gubernamentales, reclaman pruebas de las falsedades de sus publicaciones.

Aquí tienen una pequeña muestra de la actuación de sus patrones, quienes instrumentalizan a los medios de comunicación para destruir a los adversarios y para obtener ventajas políticas y económicas.

también te puede interesar