Opinión

Juventud entonces, Juventud hoy…

La juventud debe incorporarse a los trabajos de transformación de conciencia, de construcción de escuelas, de alfabetización, de jornadas de limpieza y salud, de defensa de los logros del proyecto socialista

Redacción Central |

La actualidad demanda acción inmediata, concreta, sistemática y consciente. El acelerado ritmo del mundo moderno, los avances tecnológicos, la internet y las coyunturas políticas nacionales e internacionales, ponen un pensamiento en el centro de nuestra atención: LA NECESIDAD DE UN CAMBIO.

La juventud enfrenta un enorme reto en este contexto, por un lado por ser un sector muy susceptible a la manipulación, el aletargamiento y la dispersión y por el otro, por ser un sector de importancia vital para el futuro inmediato.

Para entender nuestro papel analicemos a profundidad la realidad: El imperio pone sobre la mesa todo su armamento militar, mediático, sicológico, cultural, político, diplomático y sobre todo económico al servicio de un solo fin: “mantener la hegemonía sobre la humanidad”. Todo esta fuerza provocará el temor, la desesperación, el hambre, la miseria, la confusión, la pobreza, la dependencia, la división, la corrupción y la inercia como resultantes para doblegar a nuestros gobiernos y ciudadanos, para despojarnos de toda esperanza de cambio, de dignidad y de destino.

La Juventud esta siendo manipulada, utilizada e instrumentalizada para provocar nefastos efectos en nuestra sociedad.

A mi juicio es lógico entenderlo y dimensionarlo así, en cuanto su papel no este definido de forma clara, en cuánto ésta no se estructure de forma ordenada, en cuanto ésta no esté unida, en cuanto ésta no persiga el ideal y el sueño colectivo de cambiar y mejorar para todos, en cuanto ésta no encuentre su sostén en los principios y valores mas puros: el amor, la solidaridad, la generosidad y la entrega.

¡La conciencia, el trabajo y el sacrificio, serán condiciones indispensables!

La gran interrogante es: ¡¿Que hacer?!

La Juventud debe regir en el presente el accionar concreto, su compromiso en las actividades de cambio social y colectivo es decisivo, la juventud debe incorporarse a los trabajos de transformación de conciencia, de construcción de escuelas, de alfabetización, de jornadas de limpieza y salud, de defensa de los logros del proyecto socialista.

La Juventud debe también exigir sus espacios para elevar sus propuestas, debe escuchar la experiencia, debe discurrir en las cuestiones esenciales de nuestro futuro, debe prepararse y proyectarse para el futuro, pero sobre todo debe respetar y entender las oposiciones y contradicciones para desarrollarse consecuentemente en el pensamiento, en el ser humano, en la sociedad y en el mundo.

Debemos entonces, todo unidos mantener la misma esperanza, la misma convicción, el mismo sueño: la construcción de un nuevo mundo, de una nueva sociedad, de un nuevo ser humano.

también te puede interesar

Nicaragua va por el oro en boxeo

Pugilistas profesionales apoyarán a los nuestros, quienes buscarán ocho títulos. La final se realizará este domingo en el Polideportivo Alexis...